dispone de más espacio tras bajar las matrículas

El colegio de San Roque apuesta por la música y recupera su aula especializada

Sus alumnos fabrican instrumentos a base de materiales reciclables

Andrés Salado, (tercero por la izquierda), en el aula de música.
R.C.

R.CABEZAS ALMENDRALEJO

El colegio de San Roque, con casi 600 alumnos en su línea de primaria, vuelve a disponer de un aula de música para el disfrute y aprendizaje de sus escolares. Así lo ha hecho saber su directora, Reyes Romero, quien había considerado como «prioritario» recuperar este aula una vez asumida la dirección del centro, ya que entre sus objetivos considera muy importante las enseñanzas artísticas y la música. Esto ha sido posible, en parte, al descenso del número de alumnos que ha tenido el colegio y ha dejado aulas libres. En los últimos años había contado con hasta tres líneas educativas en varios cursos por la alta demanda de plazas que había en esta barriada.

«Ahora disponemos de un aula en el que los alumnos pueden hacer actividades musicales y de psicomotricidad, evitando estar como antes, con profesores que tenían que estar transportando instrumentos de un lado a otro».

Asimismo, los casi 600 alumnos de primaria han iniciado un proyecto bajo la tutela de la profesora de música, Rocío Gomato, al que han denominado La cacharrería musical. Se trata de la fabricación de instrumentos con material reciclado. Para ello usan botellas de plástico, cajas de cartón, papel o gomas, con la idea incluso de crear una pequeña orquesta. Hace unos días, estos alumnos recibieron una clase magistral de Andrés Salado, director titular y artístico de la Orquesta Joven de Extremadura.

Outbrain