La ciudad quiere ser inteligente

Móviles que avisan cuando llega el autobús urbano, contenedores que calculan su peso, basura menos contaminante, alumbrado sostenible, telegestión del riego... La capital se ha sumado a la Red de Ciudades Inteligentes y aspira a convertirse en 'Cáceres smartcity'

Existen teléfonos inteligentes (smartphone ), televisiones inteligentes (smartTV ) y también ciudades inteligentes (smart-cities ). Este concepto ha tomado especial relevancia en los últimos tiempos con proyectos por todo el mundo. ¿Pero qué es una smartcity ? En general, se trata de urbes que utilizan las TIC (Tecnologías de la Información y las Comunicaciones) para aplicarlas a los servicios públicos y a las infraestructuras, favoreciendo de este modo un incremento de la calidad de vida de los ciudadanos, una mejor gestión de los recursos, y un desarrollo sostenible y respetuoso con el medio ambiente.

España tiene su propia red. Fue constituida en junio del año 2012 por iniciativa del alcalde de Santander, y Cáceres ostenta la vicepresidencia. Aunque la iniciativa partió del PP, ya hay 29 ciudades integradas de distintos signos políticos y con buena armonía.

El objetivo es muy claro: colaborar entre ellas para llegar a ser smart-cities ¿Cómo? De dos formas. Primero, subir a la web común todos los proyectos urbanos mejorados a través de las tecnologías para que el resto pueda aplicarlos. Segundo, compartir los pliegos de los concursos públicos que incluyan este tipo de avances en los servicios públicos, y así poder copiar lo bueno y no caer en los mismos errores que se hayan cometido. Todo ello a coste cero.

Denominada Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI), está coordinada y gestionada técnicamente por Fundetec (Corte Inglés, HP, Intel y Telefónica). Hay varios grupos de trabajo. Cáceres pertenece a Movilidad Urbana y Medioambiente, Infraestructuras y Habitabilidad. "Se trata de obtener servicios más eficientes (agua, recogida de residuos urbanos, alumbrado...) con más calidad, más ahorro y menor inversión", explica el concejal de Innovación, Jorge Carrasco.

Posibilidades reales

Algunos servicios cacereños están recientemente concesionados. Pero otros lo harán en breve y ahí los técnicos comenzarán a tomar nota de los proyectos de la RECI para incluirlos en los pliegos. Por ejemplo el transporte público, cuyo concurso saldrá este semestre. "La red tiene propuestas interesantes. Hay un sistema GPS que permite saber al usuario cuándo va a pasar el próximo autobús, a través del móvil", indica el edil. También se ha puesto a disposición de los técnicos cacereños la Estrategia Española de Movilidad Sostenible, e interesa el sistema de autobuses eléctricos de Valladolid.

Respecto a la recogida de residuos sólidos, el margen de maniobra es menor al haberse adjudicado en 2006 para los próximos 15 años, "aunque sí nos interesan algunas herramientas tecnológicas que están aplicando otras ciudades de la RECI, por ejemplo dispositivos que calculan el llenado de los contenedores para reducir algunas rutas y hacer un servicio más sostenible a beneficio de todos", precisa el edil, quien también llama la atención sobre un estudio de reducción de emisiones de gases invernadero en los vertederos.

Lo mismo ocurre con el ciclo integral del agua, adjudicado en 2012 a Acciona por 24 años y 300 millones de euros. Pero aquí sí hay amplias posibilidades de aplicar nuevos proyectos inteligentes , porque existen 13 millones para mejoras de la red y 7 para la innovación tecnológica de los servicios. Respecto a la concesión de los parques cacereños, se contrató el mes pasado a Talher por 4 años y ya contempla la telegestión del riego.

Ahorro en luz

Cáceres aportará su propia experiencia a la RECI en la contratación de una empresa de servicios energéticos, que gestionará el alumbrado público. El concurso saldrá este semestre. "Subiremos los pliegos, explicaremos cómo se ha procedido y prevendremos sobre posibles errores", indica Carrasco. La empresa renovará el alumbrado para dar un servicio más eficiente y lograr un ahorro, a cambio de quedarse con parte de ese ahorro. El ayuntamiento tendrá una factura más baja y nuevas infraestructuras.

Tras dicho concurso también se pondrá en marcha un plan de eficiencia energética en los recintos municipales que ya está disponible en la RECI.

Outbrain