lAS PELÍCULAS MÁS ESPERADAS

El cine del 2018

La oferta para el año recién empezado está repleta de superhéroes, historias verídicas y reciclajes que seguro sentarán a los espectadores delante de la gran pantalla

NANDO SALVÀ epextremadura@elperiodico.com BARCELONA

La llegada de un nuevo año invita a hacer borrón y cuenta nueva. En cine, eso significa que es hora de olvidarse de Emoji: la película y de la vigésimo sexta secuela de Transformers y otros títulos que en el 2017 nos hicieron creer a quienes aseguraban que el cine había muerto. Es hora de mirar adelante y de mostrar todo el optimismo posible ante la oferta cinematográfica que el 2018 promete, y que a continuación repasamos.

SUPERHÉROES HASTA EN LA SOPA / Por la gran pantalla nunca antes habían desfilado tantos en tan poco tiempo. En el 2018 se estrenarán, por un lado, tres películas del universo X-Men: a la cuarta entrega de la saga oficial, Fénix Oscura, hay que añadir Los nuevos mutantes, un spin-off al parecer más influido por Stephen King que por Stan Lee, y la esperada Deadpool 2, que promete la misma mezcla de jocosa ultraviolencia y humor autorreferencial que hizo de su predecesora un taquillazo. Por otro lado, verán la luz otras tres películas de Marvel: la nueva del Hombre Hormiga, Ant-Man y la Avispa; el debut en pantalla de la pantera humana, Black Panther; y por supuesto Vengadores: Infinity War, que vendría a ser como tres o cuatro películas en una. Por su metraje prometen desfilar unos 83.000 personajes, héroe arriba, héroe abajo. Pero eso no es todo. También verán la luz otros dos títulos sobre los que los fans del género llevan tiempo haciendo cábalas: Venom, centrada en uno de los archienemigos de Spiderman, y Aquaman, que intentará demostrar que no todo está perdido para el Universo Cinematográfico de DC. Para muchos, la de superhéroes más esperada es una de muy distinto pelaje: Los increíbles 2.

CARNE DE PREMIOS / Son títulos que llegan a España en las próximas semanas después de haberse situado como favoritos en la carrera de los Oscar. Su estreno nos vendrá de perlas para ir preparando nuestras quinielas: ¿será Guillermo del Toro quien se lleve el premio a la mejor película gracias a La forma del agua o decidirán los académicos decantarse por Los papeles del Pentágono, de Steven Spielberg? ¿Dará Greta Gerwig la campanada con su debut como directora, Lady Bird? ¿Tocará oro Gary Oldman con su interpretación de Winston Churchill en El instante más oscuro o ganará Daniel Day-Lewis su cuarta estatuilla gracias a El hilo invisible, la que, según dice, es la última película de su carrera? ¿Se atreverán a mandar a casa de vacío a Llámame por tu nombre y Tres anuncios en las afueras, que a buen seguro serán nominadas pero quizá no encajen en el perfil de los votantes? Veremos.

PEDAZOS DE REALIDAD / El cine que aspirará a galardones en la temporada siguiente muestra un asombroso empeño general en dramatizar hechos reales. 15:17 Tren a París, lo nuevo del oscarizado director y actor Clint Eastwood, recuerda a los tres soldados estadounidenses que hace dos años evitaron una masacre terrorista en el ferrocarril francés; y, en The Irishman, Martin Scorsese rememora el asesinato del gánster Jimmy Hoffa escudado por Robert De Niro, Al Pacino, Joe Pesci y Harvey Keitel, ahí es nada. Veremos a Ryan Gosling convertido en el el astronauta Neil Armstrong en First Man, su nueva colaboración con el director Damien Chazelle tras La La Land; y a Joaquin Phoenix dando vida al mismísimo Jesucristo en María Magdalena, retrato de la más famosa groupie del Mesías. Asimismo, comprobaremos cómo le ha quedado a Ridley Scott Todo el dinero del mundo, su versión del secuestro del nieto John Paul Getty, tras borrar a Kevin Spacey de su metraje; y descubriremos qué cicatrices le han dejado los sucesivos problemas de producción a Bohemian Rhapsody, el esperadísimo biopic de Freddy Mercury.

MIL FORMAS DE RECICLAR / Que en Hollywood se dedican sobre todo a reciclar viejas ideas es algo obvio, pero hay que reconocer que son versátiles al hacerlo. En los próximos meses se estrenarán secuelas –Halloween, continuación directa del original de 1978; Mary Poppins Returns– y secuelas de secuelas –Mission Impossible 6–. Verán la luz un remake –Ha nacido una estrella, dirigida por Bradley Cooper y protagonizada por Lady Gaga– y dos spin-off de relumbrón: Solo: A Star Wars Story, las aventuras de juventud del contrabandista más famoso de la galaxia, y Ocean’s 8, versión femenina de Ocean’s Eleven en la que las actrices Sandra Bullock, Cate Blanchett y Rihanna le roban las joyas a Anne Hathaway. Y tendremos no solo un reboot –Tomb Raider, que nos permitirá comprobar hasta qué punto es mejor Alicia Vikander en la piel de Lara Croft de lo que fue Angelina Jolie– sino también la secuela de un reboot: Jurassic World. El reino caído, nuevo espectáculo de acción y destrucción protagonizado por dinosaurios que promete ser la consagración mundial definitiva de J. A. Bayona como director de blockbusters...

MENCIONES HONORABLES/ Sirvan para cerrar este repaso cinematográfico al año que empieza cuatro películas que no podemos esperar mucho más tiempo a ver, y que prometen contentar por igual a cinéfilos y consumidores compulsivos de palomitas. Isle of dogs es la segunda película que Wes Anderson hace con animación stop motion; con que sea solo la mitad de buena que la primera, Fantástico Sr. Fox, nos conformamos. Ready Player One es el regreso de Steven Spielberg –¿es que este hombre no descansa nunca?– al tipo de cine lleno de aventuras y fantasía del que su nombre fue una vez sinónimo. Aniquilación es lo nuevo como director del guionista Alex Garland. Tras haber hecho la película definitiva sobre inteligencia artificial, Ex Machina, ¿habrá el británico hecho ahora la madre de todas las intrigas medioambientales? Por último, El hombre que mató a Don Quijote es la fantasía cervantina que Terry Gilliam ha tardado 17 años en realizar por culpa de desastres meteorológicos, problemas de salud y batallas legales. Su mera existencia se puede considerar casi un milagro.

Outbrain