EL ADN CONFIRMA QUE ERA LA JOVEN DESAPARECIDA

La Guardia Civil sospechaba desde el 2016 que 'El Chicle' era el asesino de Diana Quer

Los responsables de la investigación decidieron ampliar las pruebas para detenerlo ante las coartadas ofrecidas por la familia del detenido -- El ADN confirma que el cadáver hallado es el de la joven madrileña

El comandante de la UCO, Manuel Sánchez Corbí, ha descrito al conocido como El Chicle, como un profesional de la delincuencia, en un terreno que domina.

La Guardia Civil ha confirmado que el cuerpo hallado en el pozo de la antigua fábrica es el de Diana Quer, según han confirmado los análisis de ADN.  Y que el acusado, José Enrique Abuín Gey, 'El Chicle, actuó solo y no conocía a Diana, según la Guardia Civil, y era el principal sospechoso desde noviembre del 2016. 

El cuerpo de Diana está aparentemente bien conservado gracias a que estuvo sumergido en un depósito de agua fría, sin fauna y sin corrientes. Apareció lastrado por dos ladrillos de cemento atados a la cintura y al hombro, junto con otros objetos como una brida que pudo haber sido el arma homicida y el bolso que llevaba aquel día.

El depósito donde fue sumergida tenía una profundidad de 10 metros, y estaba tapado con una losa de hormigón de 1,5 metros muy pesada que los agentes tuvieron que mover con la ayuda de un camión de bomberos. Sin embargo aseguran que 'El Chicle' introdujo el cuerpo por una trampilla mucho más pequeña y fácil de mover.

Manuel Sánchez Corbí, coronel jefe de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, en una rueda de prensa en la que inusualmente ofrecieron detalles desde A Coruña, reveló que no podían acusar a Abuín Gey hasta que tuvieran toda la investigación bien atada, con "un criminal muy avispado", "de gran agilidad mental" y que "tomaba precauciones".

Investigación tortuosa
"Ahora es tremendamente fácil saber qué tendríamos que haber hecho", afirmó, en referencia al final de la investigación y el descubrimiento del cuerpo. Sánchez aseguró que desde el primer momento se vio que "había algo raro" y tardaron menos horas en abrir una investigación de lo que suele ser habitual en casos de desapariciones. "Fue el buen olfato de un compañero", que les puso sobre la pista de que en esa desaparición había algo extraño. 

El rastro del teléfono móvil fue clave para toda la investigación. La joven estaba enviándose mensajes de Whatsapp con un amigo cuando fue asaltada. El móvil llevó a los agentes a deducir que la chica se movió en coche desde A Pobra do Caramiñal, donde se le pierde la pista después de abandonar las fiestas de la población. "Tuvimos momentos de duda sobre si había llegado a casa a cambiarse o no. Y eso planteaba varios escenarios. De lo que se investigó sobre quién se juntó en A Pobra no salió nada, ni en su círculo de amistades en Madrid, del que se descartó pronto cualquier vinculación", señaló. 

La Guardia Civil, explicó Sánchez, se centró en reconstruir las últimas horas de la chica y a quién conocía en la zona. El 27 de octubre, cuando apareció el móvil de Diana, tuvieron la certeza de que se trataba de un secuestro y que el autor era "alguien profesional en el mundo de la delincuencia, porque tomaba medidas" para protegerse.

'El Chicle' sobre aviso
"El perfil del sospechoso nos cuadraba desde agosto y en noviembre del 2016 teníamos todos los indicios de que era él", sostuvo Sánchez, "pero estábamos ante un profesional de la delincuencia, en un terreno que domina, donde todos son gallegos y, claro, nosotros, de Madrid, levantamos sospechas".  

El Chicle comenzó a sospechar que le seguían y llegó a interrogar a un guardia civil para saber el motivo. Y comenzó a delatarse. En su entrevista con el agente le explicó que estaba con su mujer en las fiestas de A Pobra, un dato que no conocían. Cuando le llaman a declarar como testigo, en noviembre del 2016, aseguró que había ido a robar gasolina con su mujer. La mujer y sus cuñados respaldaron esa versión en sus declaraciones, de las que no se desdirían hasta estas Navidades, cuando los datos de la agresión a una joven en Boiro, que incriminan claramente a 'El Chicle' les hacen desdecirse de lo declarado y reconocer que él les pidió que contaran un relato que no le incriminase porque ya tenía condenas pendientes.

Abuín, al verse sospechoso para los agentes, les ofrece que puedan revisar su móvil y sus coches. El móvil que entrega, según explicó el coronel jefe, "estaba reseteado" y los coches "seguramente habían sido limpiados". Y cuando su teléfono es pinchado por orden del juez, los agentes desconfían de sus conversaciones "no son naturales, no suman pero tampoco restan". Los agentes, ante la posibilidad de que el juez archivara la causa por falta de pruebas, optaron por no detenerle. "En España no hay detención preventiva y el juez solo acepta lo que está avalado por un informe, no las sospechas de la Guardia Civil", aseguró un alto mando.

Detenido por el asalto en Boiro
Sin embargo, 'El Chicle' volvió a cometer un fallo y fue intentar asaltar a una joven en Boiro. Ello reveló para los agentes el modo de actuar del delincuente, que prefería asaltar a las chicas cuando estaban consultando el móvil y poniendo su vehículo delante. 

"Para la investigación fue un problema el asalto en Boiro, porque nos obligó a agilizar su detención, que no pensábamos hacer hasta que tuviéramos todas las investigaciones atadas, porque el juez ya había sobreseído la causa", sostuvo el coronel jefe, que añadió que "no fue casual" la detención de Abuín porque le consideraban como principal sospechoso.

Los responsables de la Guardia Civil no se pronunciaron sobre el motivo de la muerte (el estrangulamiento), pero sí señalaron a una brida como arma homicida y descartaron que Diana Quer hubiera muerto atropellada, como inicialmente declaró 'El Chicle'.

"El ataque de Boiro reveló el modo de actuar del criminal y su manera de acercarse a las víctimas", explicó el coronel Francisco Javier Jambrina Rodríguez, jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de A Coruña. Para los agentes, 'El Chicle' buscaba "víctimas muy jóvenes" y consideran para ello tanto el asalto a Diana, a la chica de Boiro y a su cuñada, la hermana gemela de su mujer, que le acusó de violación y que acabó retirando la denuncia ante la presión familiar.

Según explicaron, fue el apoyo familiar lo que le mantuvo firme en su versión y que cuando lo pierde "se derrumba". "El nunca reconoce que es autor de nada y convence a los demás de que le quieren liar en un caso con el que asegura tiene nada que ver. Ellos no lo pusieron en duda", aseguran. Los agentes investigan ahora también otros casos de violaciones y agresiones sexuales para detectar si 'El Chicle' pudo haber estado relacionado con ellos.

Outbrain