OCHO DETENIDOS

Intervenidos cerca de 300 kilos de cocaína en el puerto de Algeciras

La mercancía había sido ocultada en un cargamento de productos cítricos procedente de Brasil

Desarticulada una red de narcotrafico tras ser intervenidos por la Policía Nacional 290 kilos de cocaina.
EFE

EL PERIÓDICO

La Policía Nacional y la Agencia Tributaria han intervenido en el puerto de Algeciras 290 kilogramos de cocaína que habían llegado de Brasil escondidos dentro de un cargamento de naranjas, que, según los análisis, no eran aptas para su comercialización.

Según informó la Policía, en el marco de esta operación se ha detenido a ocho personas -siete españoles y un senegalés- y se da por desarticulada una organización que importaba la cocaína.

La investigación se inició al tenerse conocimiento de la existencia de empresas que se dedican a la importación de fruta desde Sudamérica, en concreto productos cítricos. Se sospechaba que estas sociedades podrían estar siendo usadas por diferentes organizaciones criminales de narcotraficantes para introducir considerables cantidades de cocaína.

Finalmente, los servicios intervinientes en el dispositivo lograron identificar en el puerto de Algeciras dos contenedores que se hallaban paralizados a la espera de los resultados de análisis de laboratorio por parte de Sanidad. La mercancía declarada en ambos eran naranjas que, según dichas pruebas, no eran aptas para su comercialización.

Mostaza para despistar
No obstante, la empresa importadora continuaba con el trámite normal para sacar la mercancía del puerto, a pesar de que los gastos generados por el transporte de la fruta desde Sudamérica iban a ser notoriamente superiores a los beneficios que podrían obtener. Es decir, se trataba de un negocio totalmente ruinoso y carente de toda lógica comercial.

Una vez inspeccionados ambos contenedores, pudo comprobarse la verdadera razón de su importación, que no era otra que ocultar una considerable cantidad de cocaína y su introducción en España.  Se encontraron 250 paquetes que arrojaron un peso bruto aproximado de 290 kilogramos. Los investigadores pudieron observar que los paquetes se encontraban impregnados de una sustancia amarilla, al parecer mostaza, presumiblemente con la intención de dificultar una posible detección.

Outbrain