EL DOCUMENTO SE PUEDE CONSULTAR EN LA WEB Y SE EDITARÁ UNA GUÍA RÁPIDA PARA DETECTAR ESTAS CONDUCTAS

Cerco al acoso en la universidad

La UEx pone en marcha un protocolo para prevenir conductas discriminatorias por razón de sexo y atajar con celeridad posibles casos H Esta actuación, incluida en el II Plan de Igualdad aprobado en marzo, se aborda por primera vez y se extiende a toda la comunidad universitaria

Guadalupe Gil, directora de la Oficina para la Igualdad de la UEx.
SANTI GARCÍA
Guadalupe Moral

«A veces se cree que en determinados ámbitos o estamentos estamos libre de desigualdad, de malos tratos o de acoso, pero la realidad desgraciadamente no es así». La discriminación no entiende de nivel social, económico ni cultural. Por ello, la Universidad de Extremadura (UEx) acaba de poner en marcha un protocolo para la prevención, detección y actuación frente al acoso sexual, acoso por razón de sexo u orientación sexual e identidad y expresión de género. Se trata de una herramienta que se incluye por primera vez en el II Plan de Igualdad, aprobado el pasado marzo, y que persigue erradicar cualquier tipo de situación que pueda desembocar en acoso y, en el momento que se conozca un caso, atajarlo cuanto antes.

«Este protocolo establece un procedimiento para prevenir, detectar y erradicar dichas  conductas, identificando y promoviendo factores que contribuyan a crear un entorno libre de acoso y canalizando las denuncias que pudieran producirse en relación a aquellas,  estableciendo el marco procedimental de aplicación», explica Guadalupe Gil Fernández, directora de la Oficina para la Igualdad de la UEx y autora de la reflexión incial de este texto.

«Como parte de la sociedad, el acoso y el maltrato parten de comportamientos que hemos ido aprendiendo en el seno de la sociedad, que nos ha ido marcando cómo nos hemos tenido que ir comportando por el hecho de ser hombres o mujeres, y que por ello en ocasiones se identifican ciertos comportamientos como normales pero la sociedad debe rechazarlos». En este contexto, Gil Fernández entiende que la universidad además de ser generadora de conocimientos es también transmisora de valores «y tiene un compromiso con la sociedad en cuestiones relativas a la igualdad». Y la oficina que esta profesora dirige es la encargada de canalizar esos esfuerzos promoviendo y colaborando con diferentes instituciones, realizando actividades que fomenten la igualdad entre hombres y mujeres y participando en la detección y prevención de conductas que atentan contra esta. «Entre nuestras funciones también está el fomento del respeto a la diversidad LGTBI», añade.

CELErIDAD Y CONFIDENCIALIDAD / La directora reconoce que en este momento no tienen conocimiento de ningún caso de acoso «pero eso no significa que no lo haya». Por eso este protocolo además de sensibilizar y prevenir recoge un apartado para canalizar las denuncias que puedan producirse. «Hay un procedimiento específico para responder con la mayor celeridad posible cualquier cuestión susceptible de ser constitutiva de acoso». En la propia oficina se pueden denunciar estas actuaciones, pero la forma más rápida y directa recomendada es mandar un escrito (tipo) dirigido al rector. Este posteriormente convocaría a una comisión de expertos para tratar la situación. Para dar a conocer los pasos a seguir y la ayuda que se presta, se a va crear además una guía rápida y breve del protocolo para evitar dilaciones.

La Oficina para la Igualdad, ubicada físicamente en el campus de Badajoz, ha sido la encargada, a través de una comisión, de elaborar el II Plan de Igualdad tras casi ocho años en vigor el primer plan de este tipo que se creó en el 2009. Este responde a uno de los requerimientos de la Ley de Igualdad de 2007 que establece que todas las empresas con más de 250 trabajadores tienen la obligación de tener un plan de este tipo. Ahora, en el nuevo documento aprobado en marzo por la UEx, se superan algunas limitaciones que tenía el plan anterior. «Tiene ocho ejes de actuación y en cada uno se establece un diagnóstico de la situación, unos objetivos, medidas y quién es el órgano responsable, la persona o grupo encargada de su ejecución y la temporalidad, cuestiones que antes no estaban establecidas», explica. Y además el nuevo plan incluye un octavo eje novedoso que aborda la discriminación motivada por orientación sexual e identidad de género.

En base a esta normativa, se crea este protocolo que va más allá de la actuación frente a un caso puntual, sino que su objetivo principal es prevenir conductas de este tipo. «A través de actividades formativas y de sensibilización, sobre todo en el caso de responsables universitarios, se intenta crear un entorno libre de acoso. Porque en ocasiones hay ciertas actuaciones que pueden parecer cotidianas y no por ello no son discriminatorias».

Outbrain