cambios en las prestaciones de farmacia

La Junta aplicará en enero una exención del copago farmacéutico para 20.000 usuarios

Será para los pensionistas con ingresos inferiores a 18.000 € y personas con un 33% de discapacidad. La medida está recogida en los presupuestos de 2018 y tendrá un coste de 1,4 millones de euros

Dos personas compran medicamentos en una farmacia.
EL PERIÓDICO
Rocío Entonado Arias

Vuelve la farmacia gratuita para mayores extremeños. La Junta va establecer a partir del mes de enero compensaciones en el copago farmacéutico para los pensionistas y personas con más de un 33% de discapacidad siempre que sus ingresos no superen los 18.000 euros anuales. La medida, que llegará a unos 20.000 usuarios, está recogida en los presupuestos autonómicos para 2018 y supondrá un coste de 1,4 millones de euros. Según confirma la Consejería de Sanidad y Políticas Sociales, una vez que los cambios entren en vigor estas personas podrán acudir a la farmacia a retirar sus medicinas con la tarjeta sanitaria sin tener que abonar nada por ellas.

La bonificaciónse hará efectiva tras la aprobación de los presupuestos de la Junta (se prevé que obtengan el visto bueno definitivo de la Asamblea el 16 de enero) junto a otras medidas fiscales como la rebaja del 1% en el tramo autonómico del IRPF, la supresión del 50% del canon del agua o la bonificación del Impuesto de Sucesiones al 99% para las herencias entre padres e hijos y cónyuges. La intención del Ejecutivo es, por tanto, aplicar la exención de forma inminente.

Según detallan fuentes del departamento que dirige José María Vergeles, recuperarán la farmacia gratuita los pensionistas con rentas inferiores a 18.000 euros anuales (el tramo más bajo de copago farmacéutico), que desde julio del año 2012 contibuyen al sistema abonando el 10% del precio de los medicamentos con un tope de 8 euros mensuales. Además de estos, también dejarán de pagar los extremeños que tengan una discapacidad superior al 33% y se encuentren en el mismo umbral de ingresos, «ya sean activos o pensionistas».

decreto ley / La medida fue anunciada por el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, en su discurso del Debate sobre el Estado de la Región. Desde entonces la Consejería de Sanidad ha venido estudiando cómo implantarla «de la manera que sea más ventajosa para los beneficiarios y técnicamente factible», toda vez que el copago farmacéutico fue implantado por el Ministerio de Sanidad y está regulado en un real decreto ley que es de obligado cumplimiento para las comunidades.

Ahora, desde la Dirección General de Asistencia Sanitaria confirman que se pretende establecer la exención a partir enero. «Se aplicará de forma automática cuando el usuario que cumpla las condiciones exigidas presente la tarjeta sanitaria en la oficina de farmacia, que se conectará con nuestro sistema de información para comprobar que esa persona está exenta. Esos usuarios no deberán pagar nada», detallan desde el Ejecutivo.

Según explicó Fernández Vara el pasado junio, estas exenciones se compensarán con el ahorro producido por el nuevo contrato de transporte sanitario que tanta polémica está generando en las últimas semanas. «Nuestro compromiso social no es una cuestión de propaganda como algunos pensaban, nuestras palabras vienen acompañadas de compromisos reales», dijo entonces.

Cabe destacar que la decisión de aplicar exenciones en el copago farmacéutico llega después de que el Ejecutivo regional liquidara toda la deuda que mantenía con los pensionistas por los excesos de cobro en la anterior legislatura, ya que no fue hasta mayo del año pasado cuando el sistema informático se modificó para que dejaran de pagar una vez alcanzado el tope establecido en función de su nivel de renta (8, 18 o 60 euros mensuales).

En total, se han devuelto 5,5 millones de euros a los pensionistas, que han recibido un bono farmacéutico que saldaba el derecho a la devolución mediante un descuento en la receta porque en muchos casos la cantidad era tan pequeña que no compensaba realizar una transferencia bancaria.

Outbrain