Zona zero

El ‘termómetro de la feria de Zafra

Juan José Ventura

Recuerdo aquella vez que empecé a oír eso de que las subastas no son el ‘termómetro de la feria de Zafra’. Fue en una ocasión hace 20 años en la que Miguel Bosé, acompañado por un mayoral acudió a comprar sementales de retinto y levantaba con brío su tarjeta de puja. La verdad no sé si los dos acontecimientos tienen relación. Lo cierto es que el campo estaba empezando ya a establecer relaciones con la tecnología y se acababa un modelo clásico de entender la compra-venta de animales.

Ahora comprar un semental en las subastas tradicionales tiene un gran componente sentimental más que práctico a no ser que tengas un especial interés por algún ejemplar en concreto. Hoy comienzan las subastas en la feria de Zafra y la ausencia de lluvias desamina el parqué a pesar de que es el momento óptimo para adquirir sementales.

Igualmente sucede con los concursos morfológicos. Siempre acuden los mismos ganaderos con lo que no se suceden sorpresas a la hora de los galardones. Los de siempre compiten con los de siempre, y un año tal o cual ganadero estará arriba y otro será subcampeón. La verdad no hay mucha emoción. Ver a los directores de puja en el centro de la pista megáfono en mano es muy romántico, pero no deja de ser una bella estampa más propia de otros tiempos que de los actuales.

Hoy las transacciones se hacen por internet y los animales se van a conocer a la finca tras intercambiarse fotos. Es la era digital que ya ha llegado a la ganadería. ¿El termómetro de la Feria de Zafra? Yo creo que es el hotel Huerta Honda. Pásense una noche de feria sobre la una de la mañana. Descubrirán muchas cosas... Tratos que comienzan a cerrarse. Negocios que se proponen. Todo ello con música bailable de fondo, cervezas y bebidas espirituosas. Yo he estado estos días y he visto mucha incertidumbre ante la climatología. Veremos si tengo razón. Refrán: Si no llueve en febrero, ni buen pan ni buen centeno.

Outbrain