editorial

El terrorismo se ceba en Egipto

Se ha dicho siempre con razón, aunque a veces ignorada, que las mayores víctimas del terrorismo islamista son los musulmanes. Los más de 300 muertos (entre ellos, 27 niños) en el brutal atentado llevado a cabo presuntamente por la franquicia del mal llamado Estado islámico (EI) en el Sinaí contra los fieles que en su día sagrado, el viernes, habían acudido a una mezquita en Bear al Abdr para orar, lo demuestra con creces.

Las víctimas pertenecen a la rama sufí del islam, una corriente mística que el EI considera herética. El atentado, obra de numerosos hombres armados, no es el primero en esta zona de Egipto, que está bajo el estado de emergencia desde octubre del 2014, pero sí es el más sangriento en mucho tiempo.

Es, por tanto, un desafío al Gobierno del presidente Abdelfatá al Sisi, que ha emprendido acciones contra los grupos terroristas, sin grandes éxitos hasta el momento.

La Fiscalía general, en un comunicado, señaló que se ha ordenado a las Fiscalías Generales del Estado y de Ismailiya que inicien de manera urgente para esclarecer el ataque. También ordenó que no se inhumen cadáveres. Además el atentado provocó una amplia repulsa internacional.

El secretario general de la Liga Árabe, Ahmed Aboul Gheit, condenó un «crimen horrible que confirma que la verdadera religión del islam es inocente en relación a quienes abrazan la ideología terrorista extremista». El ministro de Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, deploró el «innoble atentado», mientras su colega británico, Boris Johnson, se declaró «entristecido por este acto bárbaro».

En un mensaje enviado a su homólogo egipcio, el presidente ruso Vladimir Putin, calificó el atentado de «sorprendente por su crueldad y su cinismo».

Y es que el ataque del viernes se ha producido en un momento de cambios en la zona. Por una parte, el enfrentamiento cada vez más agrio por la supremacía del poder regional entre Arabia Saudí e Irán y lo que parece el próximo fin de la guerra de Siria. Por otra, y relacionada con lo anterior, la pérdida que está sufriendo el yihadismo de sus bases terrestres en aquel país y en Irak empuja a muchos terroristas a buscar refugio en santuarios como el del Sinaí, donde ya hay instaladas varias filiales de islamistas ultrarradicales con un serio potencial mortífero en una zona en la que ya abundan los incendiarios.

Outbrain