+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EL PROCESO DE CONTRATACIÓN DE la OBRA para derribar el INMUEBLE SE ENCUENTRA EN SU FASE DECISIVA

El edificio del ‘sindicato’ se convertirá en un nuevo parque tras este verano

Según el proyecto, conectará con el Acosta y dará así más amplitud a la plaza de Extremadura. Nueve empresas aspiran a demolerlo a partir de junio; la ganadora tendrá que hacer la zona verde

 

Plano del parque que se hará sobre el solar que resulte tras demolerse el edificio donde estaban los sindicatos. - R. C.

RODRIGO CABEZAS
19/05/2017

El concejal de Obras del Ayuntamiento de Almendralejo, Juan Daniel Bravo, ha anunciado que es muy posible que el próximo mes de junio se inicie una de las actuaciones más esperadas en la ciudad como es el derribo del edificio de la plaza de Extremadura conocido como el sindicato, donde han estado tradicionalmente las centrales sindicales. Según ha informado el edil, las centrales ya han recibido el aviso de desalojo y podrían hacerlo de forma inminente para ser realojadas en otro lugar que aún se desconoce, pero que ya estaría pactado con el ministerio y que sería provisional hasta la construcción de la nueva sede en los terrenos aledaños al Centro de Innovación Empresarial.

La gran novedad es que tras la demolición de este inmueble, en la misma zona, se construirá un nuevo parque de 400 metros cuadrados aproximadamente, que conectará con la entrada principal del Hotel Acosta Centro, dando una visión más abierta de toda la plaza de Extremadura. Dicho trabajo deberá ser llevado a cabo por la misma empresa a la que se adjudique esta actuación.

Finalmente, han sido nueve las empresas que han presentado ofertas para ejecutar esta obra, cuyo presupuesto de salida se sitúa en 86.165,85 euros (IVA incluido). Hay empresas foráneas como Construcciones Isaac Molina, de Córdoba, o Construcciones Juan Carlos Carmona Núñez, de Badajoz, así como empresas locales como Quintino, Alquiser, Sani Obras, Ricardo Caballero, Eygo o Neorama, entre otras. Según explicó Bravo, la próxima semana se abrirán los sobres de la mesa de contratación para conocer la elegida en un acto en el que estarán presentes representantes de todas las empresas.

El concejal también recordó que el edificio del sindicato se divide en tres alturas sobre una superficie de 1.068 metros cuadrados. Se calcula que serán demolidos unos 3.204 metros cúbicos, aproximadamente. Las empresas deben incluir en su oferta el proyecto para integrar el parque. El edil de Obras indicó que si todo marcha en los plazos correctos, en junio podría iniciarse la actuación, cuyo plazo de ejecución es de tres meses.

El nuevo parque / Juan Daniel Bravo también desveló cómo será el nuevo espacio verde que irá en la superficie donde ahora está el edificio a derribar. Estará dividido en dos zonas con un pasillo de solera que conducirá peatonalmente hasta la puerta principal de hotel. Habrá dos espacios de albero a cada uno de los lados de ese pasillo y otros cuatro de césped natural. Además, se van a plantar hasta diez nuevos árboles en los alrededores con bastantes zonas de sombra. El parque estará provisto de nuevas luminarias, seis bancos repartidos en todo el perímetro, cuatro papeleras y una fuente bebedero.

Bravo mostró también el plano de cómo deberá ser esta zona verde, ya que las empresas han de tenerlo en cuenta. Valorarán en un 60% la oferta económica, mientras el resto será valorado por el proyecto del parque a presentar.

Fue el pasado año cuando el edificio revertió a titularidad pública después de que una sentencia del Tribunal Supremo resolviera a favor del ayuntamiento la propiedad, tras un caso abierto desde 2006. El edificio se cedió al Ministerio de Trabajo en 1968 para una serie de actividades que ya no se hacían, motivo por el cual el consistorio pidió revertir su titularidad. El caso se enquistó por los recursos planteados desde la Administración central, pero tras varias alegaciones, el contencioso-administrativo dio la razón a Almendralejo.