+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

la previsión era que estuviera operativo desde ayer

La apertura del nuevo cruce de la BA-20 se retrasa y no tiene fecha

Ya se ha instalado el fotorrojo, repuesto el semáforo derribado y repintado la zona. Será la Concejalía de Infraestructuras la que decida cuándo se pone en servicio

 

Los operarios instalan el fotorrojo en el nuevo cruce, ayer. - S. GARCÍA

Aunque la previsión era que el nuevo cruce de la BA-20 se reabriese ayer, como anunció el pasado viernes la concejala de Policía Local, María José Solana, finalmente no fue así y las vallas siguen impidiendo el paso desde Antonio Cuéllar Gragera al Cerro de Reyes. El cruce permanece cerrado desde el pasado de 7 de enero, cuando se decidió inhabilitarlo tras los dos accidentes de tráfico ocurridos en este punto en 24 horas. Ayer un operario continuaba pintando la señalización horizontal y se estaba ajustando el fotorrojo, según explicaron fuentes municipales. Estaba previsto que los trabajos concluyeran a lo largo de la jornada, pero a pesar de ello, el cruce no se iba a abrir al tráfico, pues será la Concejalía de Infraestructuras la que decida cuándo se pone en servicio.

El fotorrojo que se ha instalado es el que estaba en la avenida Fernando Calzadilla --el mástil y el báculo son nuevos--, mientras llega el otro que se ha adquirido. Según el ayuntamiento, «posiblemente» hoy se contará con él. Aunque el contrato con la empresa que se encarga de la gestión y mantenimiento de los fotorrojos ya ha expirado y se ha vuelto a sacar a licitación, hasta que se adjudique, según fuentes municipales, es la propia jefatura la que se está encargando de su control.

En el nuevo cruce, además de reforzarse las medidas de seguridad con la instalación de un fotorrojo, se ha modificado la situación de uno de los semáforos para hacerlo más visible. También se han colocado bandas sonoras, se ha ampliado y modificado parte de la señalización horizontal y se han podado los setos de la mediana para mejorar la visibilidad. También se ha repuesto el semáforo que se llevó por delante, junto a parte de la valla de seguridad, uno de los conductores accidentados. Sobre los accidentes, Solana ya señaló que, según los atestados policiales, el exceso de velocidad y no respetar el semáforo, fueron las causas de ambos siniestros, y no la falta de seguridad del cruce.

Quienes también mostraron ayer sus quejas por esta actuación fueron los vecinos de Pardaleras, pues uno de los semáforos de Antonio Cuéllar se ha colocado en mitad de la acera, ya de por sí estrecha en ese tramo.