+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

EN LA CALLE LA PIMIENTA, DE LA BARRIADA ANTONIO DOMÍNGUEZ

Desahuciada en Badajoz una familia con dos niñas por no poder pagar el alquiler

Elena, que vive con su madre y dos hijas, carece de trabajo y de otros ingresos

 

Elena sale de la casa con su gato, ante colectivos de apoyo. - S. GARCÍA

Fernando León Rejas Fernando León Rejas
14/11/2017

Elena salió de la casa con su gato y unas bolsas tras un fin de semana de traslado de enseres a la sede de Campamento Dignidad y a casa de algunos amigos para aliviar en lo posible el trago amargo del desahucio. Su madre y sus hijas de 10 y 14 años, con las que vive, se encontraban a esa hora en casa de un familiar para que no estuvieran en el momento del abandono de la vivienda con sus cosas en la calle, sin tener adonde ir.

Miembros de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), de Stop Desahucios, Comisión de Vivienda 15M, de Amnistía Internacional, de Salvar Parque Ascensión, Campamento Dignidad, Coordinadora de Estudiantes, Todos Iguales todos legales y los ediles García Borruel, de Juntos por Badajoz, y Fernando de las Heras, de Podemos, acudieron en apoyo de Elena, que recibió a la 9.30 a un agente judicial y miembros de la policía local, quienes le permitieron recoger los últimos enseres antes de salir.

La familia desahuciada no tiene cobijo, familiares que la acoja, ni ningún otro lugar a donde ir, por lo que los colectivos de apoyo acudieron al Instituto de Servicios Sociales, donde intentaron dar una solución para los primeros días, si bien la edil Gómez de la Peña manifestó que «las viviendas las tiene la Junta y la solución a estos problemas deben darla en la oficina que han montado, en teoría para evitar estos casos».

La propia afectada explicó a este diario que no paga el alquiler desde enero pasado, que recibió una carta del juzgado en septiembre, «pero aunque me decían que tenía que pedir ayuda, no podía moverme del sillón; y cuando sabes que no tienes con qué responder, peor todavía».

Elena no trabaja, ha solicitado la renta básica y se la han denegado por lo que no tiene ingresos. Sus hijas van al colegio y malviven con algún trabajo de hogar que realiza la abuela.

Miembros de la PAH señalaron que «nos llegó el caso el jueves, sin tiempo para reaccionar; acudimos al juzgado, pero nos dijeron que no se podía parar». Buscaron al dueño de la vivienda «para pedirle solo que espera un par de semanas hasta que se ellas encontraran un sitio adonde ir, pero parece que está de viaje en Italia y no lo encontramos».

En este caso, «las circunstancias son como en casi todos, les cuesta pedir ayuda porque les da vergüenza, pero haciéndolo con tiempo se pueden encontrar algunas soluciones, incluso evitarlo», según Pitu, de la PAH.

Los colectivos presentes «pedimos una solución a las administraciones local y autonómica, porque son los responsables de que haya familias sin viviendas», señalaron.

   
2 Comentarios
02

Por Jose Maria 20:12 - 14.11.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Los Servicios Sociales de la Junta de Extremadura y del Ayuntamiento que dicen. Se supone que tendrán un exhaustivo dosier de los problemas de esta señora. Pues eso es lo primero que hay que saber. Después toda esa pandilla, que sale a favor de la desahuciada podrá opinar y ayudar.

01

Por lamosca 9:52 - 14.11.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Vaya burocracia, que si tú por mi y yo por ti a esta familia la plantamos en le calle y nosotros a cobrar a fin de mes y calentitos para eso pertenecemos a la inefable JUNTA o al AYUNTAMIENTO, lo mismo da. Aparte de la burocracia, sobre todo la poca voluntad, la ineficacia, la ineptitude del personal responsable es lo que conlleva tener a las familias en permanente deshaucio. Pues no está calentito a estas horas el funcionario de turno para preocuparse por los demás y se lo piensa dos veces antes de cogerse un resfriado. Vaya solidaridad y eficiencia que tienen los responsables. Inadmisible que sigamos resistiendo estos atropellos.