Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

ACTOS EN SAN FRANCISCO POR EL DIA INTERNACIONAL DEL SINDROME INVISIBLE

Padres de niños con asperger piden en Badajoz atención a este trastorno

20 familias de Badajoz se asocian para dar visibilidad a sus hijos

 

Lo llaman el síndrome invisible y se desconoce el número de personas que lo padecen, aunque en la provincia de Badajoz hay unas 20 familias que se asociaron en 2008 para dar visibilidad al trastorno de asperger que padecen sus hijos desde que nacen, y del que aún no se tiene un conocimiento profundo.

"Son niños que tienen dificultades para el desarrollo de habilidades sociales, tienen problemas para relacionarse y se concentran en sí mismos, de modo que no entienden la ironía ni una broma, su mundo es muy literal", explicó Natividad Corcho, que atendía una mesa informativa en el parque de San Francisco. Estaba con Milagros Expósito, Bernardo Silva y Baldomero Mendoza, todos de la Asociación Síndrome de Asperger de Extremadura.

 

DIA INTERNACIONAL El colectivo, con motivo del día internacional de este trastorno, celebrado el pasado 18 de febrero, desarrolló una jornada con actividades lúdicas la mañana de ayer en el céntrico paseo pacense, donde instalaron un par de mesas con carteles y llevaron a cabo una lectura de cuentos para niños, uno de ellos 'El mundo de U', que relata cómo se vive este trastorno.

Los pequeños diagnosticados de asperger "tienen un coeficiente intelectual normal, son inteligentes; mi hijo de 16 años estudia primero de Bachillerato, pero tiene un problema, que no se relaciona", contó Milagros. "Llega un momento en que se quedan fuera, no se relacionan con sus compañeros ni juegan con otros niños en el parque; tienen su mundo particular y nosotros --los padres-- somos su conexión con el mundo", explicó Natividad.

En un principio se asoció al espectro autista, pero "se comprobó que el autismo tiene afectada una mayor zona cerebral; nuestros hijos no tienen una discapacidad visible, su mal está dentro, no se ve y ellos pasan desapercibidos. Su vida es muy complicada", indican.

La asociación demanda más atención de la sociedad y de la Administración, estudios que den luz a este trastorno pues hay "muchas familias que tienen algún hijo con este problema y no lo saben, no están diagnosticados". La asociación ofrece talleres de habilidades sociales y atención psicológica.