+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

De tapas y conviviendo

 

Como cada año en noviembre, y ya van 15 seguidos, llega la Feria de la Tapa del Casco Antiguo. Este año son 29 establecimientos, lo que te permite ir seis o siete días de tapas con los amigos sin repetir ninguna y dejar para el último fin de semana una o dos rutas para decirle a otros amigos que te acompañen a recorrer tus preferidos. Es una placer compartir experiencias gastronómicas. Hay gente que dice que en Badajoz no hay nada que hacer, pero la realidad es que hay personas que nunca tiene nada que hacer. Aquí hay faena, si quieres conocer la Feria de la Tapa para opinar y aprovechar sus experiencias. Cuando en 2002 empezó esta iniciativa nadie podía imaginar que quince años después seguiría con toda su fuerza. Seguro que a muchos sigue sin gustarle y la desprecian, pero es algo muy digno de respeto y admiración por toda la ciudad. Es una iniciativa absolutamente privada, financiada y organizada plenamente por la Asociación de Empresarios del Casco Antiguo de Badajoz y los propios hosteleros, este fenómeno no se da en otras partes de la ciudad, ni en muchos otros lugares y debe ser valorado. Por eso es sorprendente cuando se escuchan algunas críticas que pretenden que se traslade a otro barrio o que no la organice el Ayuntamiento en el Casco Antiguo. Si me parece admirable la iniciativa de la Feria de la Tapa no menos lo es el código ético que están asumiendo libremente más de treinta establecimientos de hostelería para mejorar la convivencia entre bares y vecinos. No hay nada más útil que la autorregulación y el respeto de normas de buena vecindad siendo los propios implicados los responsables de hacerlas cumplir. Algunos pueden pensar que esto es consecuencia de un fallo de la administración y sin embargo es lo ideal. Quiero felicitar a los hosteleros del Casco Antiguo que cada año dan continuidad y mejoran la Feria de la Tapa y a esos 30 establecimientos que desde la iniciativa privada se autoimponen normas de comportamiento para mejorar la convivencia vecinal. Eso demuestra la madurez de una sociedad, y es deseable que se extiendan a muchos más establecimientos. Enhorabuena.