Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

cáceres todo un placer

Bienvenidos a la ciudad de la vida

Ciudad de comerciantes, de hosteleros, ciudad del paseo y de la música. Cáceres tuvo el Avenida y el Fielato, el Parador del Carmen, el Jamec y el mercado del Foro de los Balbos. Un abanico de historias cotidianas retratadas por El Periódico

MIGUEL ANGEL MUÑOZ 16/06/2013

El mercado de Cáceres estuvo en el Foro de los Balbos y Cáceres recuerda aquel edificio del mercado siempre húmedo, lleno de ventanas y con mucha luz en el que hacía tanto frío. Un mercado bullicioso, con sus inolvidables Navidades, cuando los tenderos llegaban cargados de pollos, gansos y pavos, que campaban en sus jaulas en espera de alguna olla caritativa. El mercado estaba a los pies de la plaza Mayor cuando la plaza Mayor era el hervidero comercial de la capital, el lugar donde Felipe Berjoyo había adquirido La Parada, un bar que estaba en los arcos y que se llamaba La Parada porque allí arribaban muchos coches de línea de la provincia, que iban a La Cumbre, a Sierra de Fuentes...

A aquellos coches los llamaban popularmente las rubias, eran coches de madera, unos descapotables, otros no, y algunos disponían atrás de una especie de balconcinos semejantes a las carretas del Rocío. Las rubias llegaban de los pueblos cargadas de paquetes, que luego se guardaban durante unas horas en la bodega de La Parada. A veces los viajeros venían a Cáceres de compras y también utilizaban el bar a modo de consigna.

La Parada era otra reliquia de aquella bellísima plaza Mayor que un día tuvo Cáceres. Con su bandeja cargada de romanticismo, sus palmeras grandes y sus baldosas portuguesas donde los muchachos jugaban al corro. Pero la plaza no era solo bella por su bella fisonomía, lo era porque era el centro neurálgico y comercial de la capital. Había en la plaza y su entorno montones de ultramarinos, el de Paco Durán , al lado los Casares . En el portal de la farmacia de Castel estaba el de Carlos Cordero , que después llevó su hijo Pedro . Luego estaban el de los Jabato , el de Aparicio en la calle Empedrada. Y en las Cuatro Esquinas, Regodón y los Siriri .

Y de la plaza a Pintores, donde Eugenio Alonso Rubio levantó en los años 30 uno de los café-hotel más famosos que ha tenido Cáceres: el Jamec, frecuentado por muchos comerciantes porque a su alrededor resplandecía un Pintores plagado de vida: las fotografías de Javier o Mendieta, que era como unos grandes almacenes, donde se vendía de todo, desde perfumería hasta textil. Mendieta era propiedad de Antonio Mendieta , empresario cacereño que se casó con Mercedes y que vivía en Cánovas. La tienda tenía un mostrador muy largo y varias plantas.

En Pintores y su entorno también estaban Modas Dioni , que vistió de novia a las novias de todo Cáceres, la joyería de Rosendo Nevado , que abrió en el local donde Rosendo Caso tuvo su famosísima tienda de telas. La joyería estaba muy cerca del horno de San Fernando. Por atrás, la Bodega Catalana, cuya especialidad eran los bocadillos de mejillones y se vendía el vino por pistola, la cafetería Toledo... En Moret también estaba La Estila, que era una pastelería pequeñita, alargada, con varias mesas de color azul con sus sillas. En La Estila se vendían vasos de leche, raspaduras y riquísimos pasteles. Si tardabas mucho en terminar tu consumición, la señora Estila , una mujer ya de pelo blanco, te decía: "Venga hijo, espabila, que hay cola". Y a un paso estaban el Bar Maleno, Calzados Marta, Figueroa, El Siglo, Siro Gay (que tenía menaje y confección), Lámparas Civantos y Plásticos Gima, que fueron de los primeros en traer a la ciudad las flores de plástico de colores y los tupperwares.

Cerca estaba el Segundo Requeté y más allá el Camino Llano, zona conocida como las afueras de Carrasco, donde abundaban las cocheras, entraban los autobuses y también había talleres como el de Catalino, que luego se fue a una nave inmensa junto a Contiñas. En Camino Llano también vivían los Mostazo , que abrieron una tienda preciosa en la calle San Pedro. Era San Pedro un entorno privilegiado: cerca del catastro, de Los Cabezones, que era un comercio de alimentación, de la charcutería de Antonio Pérez , de la tienda de muebles de Cordero , de la pastelería de don Valentín Acha ..., en aquel centro comercial abierto que era entonces Cáceres, muy cerca de Sederías Oriente, Paniagua, zapatos El Cañón o la peluquería de Las Manolitas.

Era el Cáceres de la vida cotidiana, siempre retratada en su periódico de toda la vida: el Extremadura, donde trabajó durante muchos años Andrés Burgos , nacido en 1907 y que despertó desde muy pequeño una afición inusual por la fotografía. Burgos conoció a Leandra Alvarez , a la que apodaban La Remella, por ser hija de Lorenza y Nicolás El Remello , que vivía por San Ildefonso y que llamaban así porque decían que tenía una mella en el ojo y siempre dormía con él abierto.

Era ese Cáceres de la calle Caleros, donde vivía la familia de Maribel Corrales, en una vivienda a la que todos llamaban la Casa de la Rita, que estaba justo enfrente de Josefita , un comercio con el que luego se quedó el hijo de Josefita, Antonio Jiménez .

Era en aquella época la avenida de Portugal el más importante nudo comercial y de comunicación de la ciudad dada su cercanía con la estación de ferrocarril y con el Fielato, nombre popular que recibían las casetas de cobro de los arbitrios y tasas municipales sobre el tráfico de mercancías. Fue el de la avenida de Portugal, donde ahora está la oficina de Caja Madrid, el último Fielato que tuvo el ayuntamiento. A su alrededor florecieron importantes negocios como el almacén de piensos de los Muriel , popularmente conocido como los Siriri , los Santos , los Gabino Díez o el inolvidable comercio de Galiche .

Eran los años en que Leoncia Gómez Galán trabajaba como criada en la casa de don Felipe Alvarez de Uribarri , un conocido abogado de la capital cuyo padre había sido notario en los años en los que ser notario en Cáceres era mucho más que serlo ahora, porque entonces era como ser poco más o menos que el rey del mambo. Un día, Germán Sellers de Paz , entonces director de El Periódico Extremadura, le propuso a don Felipe que Leoncia vendiera por las calles el diario, y ella aceptó encantada. Voceó Leoncia el Extremadura entre los años 1966 y 1975, deseando que se publicara una de esas noticias sensacionales que aumentaran la tirada y, con ella, su liquidación. Eran los años en que las chicas compraban en Francer, que era una boutique que estaba en Virgen de la Montaña, o en Carol, que era de Galerías Madrid. Y así fueron pasando los años hasta que en Virgen de la Montaña Fernando Rodríguez Alonso , abrió Plató, la discoteca que durante décadas hizo furor en esta ciudad, la ciudad del Blanco y Negro, del Joyger, del Pub Maribel...

La ciudad donde El Chato de los Metales vendía chucherías, el Nano paseaba Vírgenes, Eusebio tocaba la batería y Zacarías era su más conocido maletero. La ciudad de los hornos de la cal, del bar Amador y su sinfonola, la ciudad donde, parafraseando a Jiri Ockack , aquel jugador que nos subió a la ACB, "el cielo es más azul". La ciudad del Bar El Sanatorio, de los bocatas de calamares de la cafetería sindical, del Bar Metro, del Bar Salamanca, de su ilustre Moulin Rouge, del Jara, del Extremeño, o del Epi, al que acudían las chicas de la Laboral, los tunos y nuestro escuadrón Verdiblanco.

El Cáceres de San Jorge, de Mecano y El Requeté. El Cáceres de La Salmantina y el Womad, del Parador de la Esperanza y la Central Lechera de Ilcasa, el Cáceres del Bar Lechuga, de los altramuces que el señor Juan vendía a las puertas del Parador del Carmen con su célebre carrillo, el Cáceres del Padu, del Licen y las Carmelitas. El Cáceres que nunca murió porque nunca ha dejado de estar vivo.

Envio de noticia

Rellene el siguiente formulario para enviar esta noticia a un amigo por e-mail:

25 Comentarios
25

Por Amigo: 21:56. 16.06.2013

Ah!! Y a estos resentidos decidles que elijan mejor el foro donde verter sus bilis. ¿Por qué lo enlodan todo?

24

Por Amigo: 21:54. 16.06.2013

Siempre es amable recordar el Cáceres de tiempos pasados, pero en esta ocasión los lugares, las personas y las fechas se han mezclado indiscriminadamente formando un batiburrillo de información sin orden ni concierto, con inexactitudes burdas de ubicación y sin la menor correlación de fechas. Nos entusiasma rememorar nuestro Cáceres entrañable en el nacimos y vivimos, pero hay que ser más riguroso. Lo siento

23

Por CC-CTV: 20:11. 16.06.2013

Fernando...¿te has fijado que muchas de las cosas que dices ya funcionaban con la 2 república en 1931? De todas formas, todo eso que dices costó más de 500.000 muertos (unos 200.000 civiles fusilados). ¿Crees que mereció la pena, para dejar su legado al campechano de los elefantes?

22

Por emigrante: 17:30. 16.06.2013

Llevo 50 años fuera de Caceres y me gusta seguir el periodico pero hoy os doy las gracias por traerme tantos recuerdos de mi infancia aunque eche algunas de menos como las colas para sacar entradas en Norba para la sesion infantil de las tres y media dela tarde por la puerta que habia por la Avenida de la Virgen de la Montaña y no hablemos de las carreras de ciclistas de Canovas Y otras cosas que serian interminables de contar.GRACIAS DE CORAZON

21

Por Falta Gozalo: 15:44. 16.06.2013

Y en la calle Pintores también estaban los Almacenes Gozalo, de D. Jacinto Gozalo, que fue de los pocos que derribó un viejo y ruinoso edificio para edificar unos nuevos y modernos almacenes. Tenía una plantilla enorme (para aquellos tiempos) de grandes profesionales, montó además una tienda de maletas y equipos de viaje en la Calle Moret. Aún recuerdo cuando iba allí con mi madre y mi hermana a comprar de todo: confección, perfumería, mercería, textil, en fin de todo... Aún recuerdo a Don Emeterio, a Cayetano, Julio, a Ángel Medina, Manolo Borrega, Fernanda, Carmen, Clarita (cajera), a Rubio, a Paco Rodíguez, a Antonio Hernández (Antoñino), a Paco Rodríguez, a D. Enrique Contreras y a su hijo Fernando, Fernando Salado, al señor Antonio... y tantos tantos otros... ¡¡Qué buenos recuerdos y que buena gente!!

20

Por Dom Perdigón: 14:42. 16.06.2013

Esta semana Miguel Ángel hace un refrito a base de anécdotas y episodios rescatados de artículos anteriores, pero como siempre a su estilo, proponiendo un recorrido imposible, porque mezcla lugares y personajes que no coexistieron, desde principios del siglo XX hasta los años ochenta. Y también, como de costumbre, flojea en las fechas, porque o no las cita o son erróneas. Especialmente llamativo es que sitúe a Leoncia vendiendo el periódico en 1966, a propuesta de "Germán Sellers de Paz, entonces director de El Periódico Extremadura", porque hasta 1971 el director fue Dionisio Acedo y además el periódico se llamaba entonces "Diario Extremadura". La fecha exacta, por cierto, está sacada de un artículo antiguo del propio Miguel Ángel Muñoz.

19

Por Citizen: 13:55. 16.06.2013

Lejos de politiqueos inmundos, lo que cuenta el artículo es la esencia de Cáceres en los últimos 80 años. Y cacereños somos todos, los que nacimos aquí y los que llegaron y decidieron ser de Cáceres. Y esto no es mirarse el ombligo, pero es que el ombligo de nuestro Cáceres es tan bonito, que como para verlo y no mirarlo.

18

Por por una nostalgica: 13:25. 16.06.2013

que buenos recuerdos de nuestro caceres de antes ,todo era mas familiar, mas entrañable,ahora es frio distante ya no existen esas tiendas de siempre donde te atendían de verdad,ni esos bares que fueron lugares de diversión para los que ahora ya estamos dentro de los 40.Nostalgia y mas nostalgia que nos invitas a recordar.GRACIAS

17

Por Ambixa: 12:56. 16.06.2013

Se os olvida la famosa Gestoría Gesca, en la plaza de San Juan, encima de Deportes Mostazo, con los Domínguez, Picado, Márquez, etc., y por la que pasaron numerosísimos cacereños, de la ciudad y de la provincia, para sacarse los certificados de penales, las licencias de caza, los seguros del coche, las transferencias y matriculaciones de vehículos, etc. etc.

16

Por fernando: 12:46. 16.06.2013

Para cacereña de nacencia.( que no sé lo que significa). Lo de la emigración es una desgracia, tener que salir de España para trabjar y dejarlo todo aquí es una pena. Pero antes, los españoles salían con contrato de trabajo desde España, ahora hay miles y miles de jóvenes, muchos de ellos con excelente cualificación sin trabajo y sin la posibilidad de irse al extranjero porque tampoco hay oportunidades fuera. ¿ democracia con seis millones de parados y sin espectativas de trabajo?.

Más comentarios