Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

REPORTAJE

Una ciudad enamorada del cine

  •  Aunque Almodóvar ha rechazado rodar en el San Antonio, Cáceres es la capital extremeña preferida por los grandes directores


  • MIGUEL ANGEL MUÑOZ CACERESMIGUEL ANGEL MUÑOZ CACERES
    01/06/2003

     

    Cáceres es la ciudad extremeña que más ha enamorado a directores de cine de todo el mundo. Aunque con Pedro Almodóvar no ha corrido la misma suerte --el director manchego finalmente no rodará en Cáceres su última película, La mala educación --, lo cierto es que la capital cacereña ha sido escenario de numerosos montajes cinematográficos, algunos de ellos convertidos después en grandes éxitos de taquilla.

    De todas las producciones rodadas en la ciudad, 1492. La conquista del paraíso fue, sin lugar a dudas, la que más entusiasmo suscitó entre los cacereños. A ella le siguen otros títulos de renombre como La lozana andaluza , La celestina , Las pícaras y, más recientemente, Amor en off o La herencia .

    La llegada a Cáceres el 2 de diciembre de 1991 de Gerard Depardieu, Angela Molina, Fernando Rey, Armand Assante y el director Ridley Scott tuvo una repercusión sin precedentes en la ciudad, donde se llenaron hoteles y se contrataron a 2.000 cacereños como figurantes. Scott recreó durante 15 días en Cáceres la Granada de Cristóbal Colón, un montaje presupuestado entonces en nada menos que 4.000 millones de pesetas.

    El gran espectáculo del cine volvió a convertir a Cáceres en un escenario del siglo XV donde corrían a sus anchas descubridores, herejes, inquisidores y clérigos. Durante varias semanas, la ciudad monumental fue un coto cerrado para que se hiciera realidad una fantasía. Allí se entretejió la historia de un Cristóbal Colón que encarnó a la perfección el enorme cuerpo de Gerard Depardieu.

    GERARDO VERA

    El otro filme que también cautivó a los cacereños fue el de La celestina de Gerardo Vera, protagonizada por Penélope Cruz, Juan Diego Boto, Maribel Verdú, Candela Peña y Terele Pávez. Desde el 12 de noviembre de 1995, y durante 15 días, la ciudad asistió a los golpes de claqueta de un rodaje que sirvió para recrear la historia de amor de Calixto y Melibea ideada por Fernando de Rojas.

    La ciudad compartía con Guadalajara el mayor número de escenas de la película. La casa de Calixto, la de Melibea, un mercado medieval, una capilla... fueron algunos de los escenarios que se ambientaron en el castillo de Las Arguijuelas y en la finca La Enjarada, a las afueras de la capital. El resto de escenas se rodaron en Santa María, San Jorge y San Mateo. La celestina también dejó en Cáceres pingües beneficios, empezando por los 500 extras que fueron contratados entre más de 2.000 aspirantes.

    Pero la de Gerardo Vera no ha sido la única versión de La celestina que se ha rodado en Cáceres. Ya en octubre de 1981 se grabó una serie para televisión protagonizada por Tina Sainz, Gemma Cuervo, Tony Soler y Luis Prendes. Participaron unos 500 extras y el director fue Juan Guerrero Zamora, que también quiso rodar en Garrovillas.

    Otra pieza importante fue La batalla de los tres reyes , una coproducción hispano-marroquí, fechada en septiembre de 1989. Durante dos días de rodaje, trabajaron en Cáceres unos 700 extras. A estos títulos deben añadirse otros como Tulipán negro , rodada en 1983 y protagonizada por Alain Delon o la americana Los señores del acero .

    Otros títulos destacados han sido Nuevo en esta plaza , de Pedro Lazaga (1966), Con la música a otra parte , de Fernando Merino (1974), Leonor , de Juan Luis Buñuel (1975) o ¡Qué vecinos tan animales! (1998).