+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

la diócesis dice que no ha recibido petición formal y que no ha valorado esta alternativa

La cofradía solicita que la ermita de Los Mártires abra todos los domingos

El próximo día 22 se celebrará la tradicional romería junto al paseo Alto. Se pondrán a la venta cerca de 3.000 rosquillas y pinchos de patatera y tortilla

 

Valentín Pacheco (izquierda) y Pedro Muriel, ayer en la presentación de la festividad de los Santos Mártires. - CRISTINA BASTET

Ya está todo preparado en la ermita para la romería del domingo. - FRANCIS VILLEGAS

Sira Rumbo Ortega
19/01/2017

La falta de sacerdotes impide que la ermita de los Santos Mártires pueda abrirse al público de manera habitual. Así lo aseguró ayer el mayordomo de la cofradía, Pedro Muriel, que quiere que la ermita abra todos los domingos. La Diócesis de Coria-Cáceres señala que no ha recibido petición formal para que se utilice para el culto y recuerda que la misma pertenece a la parroquia de San Blas, que se encarga de coordinar todas las actividades que se desarrollan en este templo del paseo Alto.

De momento la ermita y los alededores se están preparando para festejar el próximo domingo los Santos Mártires y convertir una vez más al paseo Alto en una gran fiesta (los Santos Mártires son el 20 de enero). El evento cumple este año su 37 edición y la segunda sin la que fuera la encargada de recuperarla y mayordoma de la cofradía, Juanita Franco, que falleció en mayo del año 2015.

En esta edición se repartirán entre 2.000 y 3.000 rosquillas de anís -las elabora la propia cofradía que no sabe aún el número exacto que le dará tiempo a realizar- y pinchos de patatera -hay cien kilos-, de tortilla y de queso, que se venderán a un euro con un vaso de cerveza o vino. Lo recaudado -lo que reste después de pagar los productos- se donará a la Asociación Católica Internacional de Juventud Femenina (Acisjf), a los Hermanos de la Cruz Blanca y al comedor de las Hermanas de la Caridad, que atienden a personas necesitadas de la ciudad. Otros años han logrado recaudar hasta 4.000 euros para colectivos.

MÁS DE MIL PERSONAS / En esta edición, a pesar del frío y las bajas temperaturas, esperan llegar al menos al número de asistentes de la anterior, más de un millar de personas. «El frío no nos importa, el año pasado también lo hizo y fue un día extraordinario, muchas familias se quedaron incluso a comer en El Encinar», comentó Pedro Muriel.

Ya se está poniendo todo a punto para la festividad. El ayuntamiento ha procedido a la limpieza de los alrededores. Además se instalará el escenario que acogerá las actuaciones del día y se reforzará el número de contenedores de basura y los servicios necesarios para que la jornada transcurra con total normalidad.

La fiesta comenzará a las 12.00 horas con la celebración de una misa en honor de San Sebastián y San Fabián, los Santos Mártires. La eucaristía estará amenizada por el coro Alborada. Después actuará la Banda Municipal, que se encargará de poner la nota musical a la velada. Habrá además mesa de ofrendas con platos elaborados también por la cofradía. «San Sebastián y San Fabián convierten al paseo Alto en un punto de encuentro intergeneracional», destacó el primer teniente alcalde, Valentín Pacheco, durante la presentación de la romería.

CUATRO DÉCADAS / La festividad se recuperó en 1980, después de llevar más de cuatro décadas sin celebrarse. Lo consiguió Juanita Franco junto a Joaquín Sánchez Tello, entonces concejal en el ayuntamiento. La romería ha ido ganando adeptos con los años, a pesar de que la hermandad está formada por pocas personas y la mayoría de edad avanzada: «el más joven soy yo y tengo 81 años», bromeaba ayer el mayordomo. Agradeció que la cofradía de La Salud les ofrezca su colaboración para preparar esta festividad. «La gente dice que esto va a desaparecer porque los que formamos la cofradía somos ya mayores, pero estamos intentando involucrar a gente joven ya que nuestro deseo es que esto continúe durante años», apostilló el mayordomo de la hermandad, Pedro Muriel.