+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

COLEGIO DE PERITOS E INGENIEROS TECNICOS INDUSTRIALES DE CACERES

El Copiticc celebra sus bodas de plata

  •  Brillante acto colegial en el que se entregaron diversas distinciones


  •  

    18/05/2004

    El Colegio de Peritos e Ingenieros Técnicos Industriales de Cáceres (Copiticc) celebró el pasado viernes sus bodas de plata en un brillante acto colegial al que asistieron entre otras personalidades, el presidente del Consejo General, Manuel León, que junto al decano de Cáceres, Manuel Cebriá, presidió el acto.

    También acudieron el director general de Industria de la Junta, el alcalde de Miajadas, decanos de los colegios de Badajoz, Salamanca, Toledo, Avila, Ciudad Real, Sevilla y Zamora; miembros de la Unión de Asociaciones de Ingenieros técnicos de España; y el director de la Escuela de Ingenierías Industriales de Sevilla. El acto de conmemoración del 25 aniversario de vida colegial sirvió también para rendir un cálido homenaje a Indalecio González, que fue durante 13 años decano del colegio, fallecido recientemente.

    En primer lugar, se dio la bienvenida a los 23 nuevos colegiados inscritos en el Copiticc, entregándose también metopa conmemorativa a los cinco colegiados que cumplían 25 años dentro de la institución.

    De la misma manera, se reconoció como Colegiado Distinguido a Luis Sánchez Alonso por su trayectoria profesional así como por su apoyo al Copiticc.

    Cada año el colegio nombra un Ayuntamiento Distinguido, que en esta ocasión recayó sobre el Ayuntamiento de Miajadas. La evolución industrial en Miajadas ha sido vertiginosa desde 1970. Cuenta con un Parque Empresarial con 29 naves, y dos fábricas de transformación de tomate, una fábrica arrocera y próximamente tendrá una tercera de tomates. El polígono industrial de Miajadas sigue en fase de expansión. En el 25 aniversario de la transformación en colegio independiente se recordó el tesón de Francisco Clemente Zarain y la ayuda de Urbano Domínguez Zapatero, entonces decano de Salamanca, que hicieron posible la separación sin traumas. Por ello se manifestó público agradecimiento a Casilda Vicario (viuda de Francisco Clemente), Urbano Domínguez (decano del Colegio de Salamanca en 1979), Francisco Sansierra (presidente del Consejo General en 1979), Bartolomé Peñalver (secretario del Consejo General en 1979).