+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

perspectivas

Grabados a fuego

 

Ana B. Carretero Ana B. Carretero
20/01/2017

Amanece el tercer viernes del año invitándonos al resguardo de manta, brasero, chimenea y todo tipo de calefactor no eléctrico que se tenga; y es que nuestra cartera lucha –aún mas- contra la inevitable cuesta de enero que se encuentra en su último tramo, y que no ha respetado en absoluto el período de rebajas tras la última subida de la luz. Parte de España continúa nevada, y el norte de Extremadura mira al cielo esperando la caída de más copos que cubran de blanco su paisaje, y de azul sus manos.

Pero a pesar de las previsiones meteorológicas, de las cuestas económicas de primeros de año y de «las luces» de los de arriba, nada frena los preparativos de los eventos que nos aguardan este fin de semana.

El frío no impedirá que escuchemos los tiros de júbilo en las Carantoñas (Acehúche) o el Taraballo (Navaconcejo); tampoco que «las mozas» canten durante la procesión por San Sebastián; o que los cacereños asistamos de nuevo a la Romería de los Santos Mártires en el Paseo Alto y comamos roscas, floretas y embutidos; ni que –por supuesto- piornalegos y visitantes arrojen nabos contra un Jarramplas que probablemente baile de nuevo sobre la nieve (como muchos otros años ha hecho ya).

El frío no frena a la tradición ni a quienes año tras año la engrandecen formando parte de ella, inculcándosela a los más pequeños, y abriendo las puertas a todo aquel que de ella se quiera empapar. Varias generaciones se unen en las diferentes celebraciones que aguardan en tantos y tantos pueblos de nuestra provincia. Celebraciones donde el folclore estalla, y la cultura popular brilla, en una era donde pocos apuestan por lo tradicional.

Este fin de semana el frío no será el protagonista, lo serán nuestras raíces, nuestros mayores, nuestra enseñanza popular y la costumbre no olvidada; lo serán aquellos baúles que guardan refajos, aquellas historias al calor del brasero, aquellos instrumentos tallados a mano y aquellos recuerdos grabados a fuego. Amanece el tercer viernes del año invitándonos al resguardo de la tradición, y al calor de nuestros pueblos.