+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

tribuna abierta

De la hipocresía al cinismo

 

MARCELINO CARDALLIAGUET QUIRANT Catedrático
14/01/2017

Siempre ha debido ser la actividad y dedicación política, desde las antiguas ‘polis’ griegas que la dieron nombre una continua mezcla de astucia, popularidad, engaño y ambición de poder en proporciones muy similares, para conseguir que los ciudadanos de las urbes que se consideraban ‘metropolitanas’ siguiesen -desde la sumisión y el silencio- las directrices y deseos de sus volubles dirigentes.

Ejemplos notables fueron el inmortal Pericles -que acabó sus días en la cárcel-, Temístocles, igualmente censurado por los atenienses, Cicerón o César, - ambos asesinados por su desmedida ambición; con otros varios que figuran en los manuales de Historia. Ejemplos todos ellos de las ‘virtudes’ que suelen adornar a los conductores de pueblos, a las que antes nos referíamos.

De manera muy general, podemos decir que los ‘políticos’ son unas personas a las que damos nuestra total confianza para que dispongan de nuestras vidas; para que firmen paces o declaren guerras; para que nos faciliten la existencia o la hagan imposible. Para que redistribuyan las riquezas y servicios públicos del país con ecuanimidad y justicia. O para que las acaparen y se las guarden; ellos y sus familias, o sus amigos y clientes; mientras los demás quedan marginados, desahuciados y hambrientos.

Todo esto pueden hacerlo con impunidad: negándolo con hipocresía y cinismo poco después; tergiversándolo, proclamando lo contrario o censurando a quienes lo hicieron antes que ellos. ¡La dichosa ‘herencia recibida’!

El reciente y repentino fallecimiento de una conocida dirigente popular - una alcaldesa de una notable ciudad en los márgenes ya de su actividad pública - ha puesto de manifiesto la baja calidad moral de muchos de nuestros ‘políticos’; moviéndose siempre entre el cinismo y la hipocresía; entre la astucia y la ambición, entre una relativa popularidad engañosa y un cruel desapego por sus compañeros y semejantes. A los que solamente aprecian si esperan sacar de ellos favores, recompensas o esperanzas de continuidad en el cargo.

¡‘Santa Rita, Rita, Rita: lo que se da, no se quita’¡.

Se lo dieron todo y se lo quitaron todo. Incluso el calor entrañable de la amistad. Pero alzaron la voz para descalificar y hasta condenar a los que, en cumplimiento de leyes y normas éticas, habían iniciado procesos para aclarar sus posibles imputaciones en asuntos poco claros de desviación y manipulación de fondos ‘negros’ para ‘blanquearlos’. Destinados igualmente a distorsionar la recta y necesaria función política.

Ya se han proclamado y publicado demasiadas opiniones sobre este penoso incidente. Unas para aprovechar el sentimiento de sus partidarios por su fallecimiento, resaltando su figura, a la que solo unos meses antes habían despreciado, criticado y aislado, con el objetivo de demostrar que se ‘tomaban medidas’ contra la corrupción. Lo cual era radicalmente incierto.

Otros, para ‘despellejar’ moralmente a quienes se habían negado a participar en actos de homenaje y reconocimiento, por su presunta implicación en ‘enjuagues’ financieros poco claros del Partido Popular, al que representaba.

Y varios más para intentar reformar leyes, cambiar actitudes y modificar el ‘postureo’ que se había mantenido hasta esos momentos. Haciendo verdad el antiguo axioma popular de que ‘Del árbol caído, todo el mundo hace leña’.

   
3 Comentarios
03

Por pagafiestas 12:18 - 14.01.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Esta vez no creo que haya acertado D. Marcelino al tomar como ejemplo el de la fallecida Rita Barberá para hablar de hipocresía y cinismo. Con independencia de que haya escogido la figura de una persona que si traspasó la raya de la corrupción, puede que lo hiciera solo con un pié frente a tantos que han entrado de lleno en ella de cuerpo entero, podría haber optado por personajes más idóneos para su resaltar su diatriba moral. ¿O no le parecen oportunos los nombres de Bárcenas, Chaves, Griñan, los Pujolones, el propio Arturito Mas y su 3 %, o ese fenómeno más moderno del podemita Espinar y sus tejemanejes inmobiliarios, convertido además en cortacabezas de conmilitones?. En todas partes cuecen habas.

02

Por PLATANO CANARIO 9:44 - 14.01.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

Marcelino, desgraciadamente la hipocresia, el cinismo, el interes particular, la paja en el ojo ajeno, es el deporte nacional e imprega todo el arco parlamentario. Y desgraciadamente también muchos medios de comunicación y opiniones en éstos.

01

Por PLATANO CANARIO 9:40 - 14.01.2017

DENUNCIA ESTE COMENTARIO

Ayuda: Si considera que este comentario no debe aparecer en este web, por favor indíquenos el motivo y pulse el botón [Enviar aviso].

ay marcelino, marcelino....si es que en cuanto escribes más de 3 líneas enseñas la patita. La hipocresía y el cinismo siempre en los mismos, en la derechona. Pero marcelino, si tu partido está lleno de lo mismo por todos lados....¿no estás viendo acaso algo parecido con lo que rodea a Pedro Sanchez, otro tipo de muerto? En tu listado de hipócritas y cínicos se te olvida mencionar a los que no son capaces de ponerse de pie 1 minuto por la muerte de una persona, se te olvida mencionar a los politicos de tu partido la han utilizado como ariete un día, otro día, otro día, y otro mes, u otro año....y a los medios de comunicación que estoy seguro que ves que la han usado de reclamo publicitario para sus debates ideológizados antes de las dos de la tarde y los sábados por la noche.