Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

UNO DE LOS VEHÍCULOS IMPLICADOS CHOCÓ CONTRA UNA TIENDA DE ROPA, QUE SE INCENDIÓ

La infracción de tráfico en Gil Cordero no implica retirada de puntos de carnet

Los conductores de ambos vehículos dieron negativo en alcoholemia y drogas. Ángel Carvajal, jefe de la policía local, dice que el giro indebido no supone puntos

 

La infracción de tráfico cometida la madrugada del pasado viernes en la calle Gil Cordero no implica retirada de puntos del carnet de conducir para el joven que pilotaba el coche que acabó empotrándose en la tienda de ropa Little King después de realizar un giro indebido hacia la calle Hermandad, según confirmó ayer a este periódico el jefe de la policía local, Ángel Carvajal. Por su parte, el concejal de Tráfico y portavoz municipal del Gobierno, Rafael Mateos, volvió a detallar ayer a EL PERIÓDICO el atestado policial que relata las circunstancias en las que se produjo el accidente. Dos coches circulaban de madrugada en el mismo sentido por la calle Gil Cordero en dirección a la Cruz de los Caídos. «Llegando a la calle Hermandad, el coche que circulaba por el carril de la derecha, ocupado por cuatro jóvenes, gira indebidamente hacia la calle Hermandad».

Sin embargo, los jóvenes no se percataron de que por el carril de la izquierda pasaba el otro vehículo, conducido por una chica. «El coche de la chica roza al de los chicos, que pierden el control y se empotran contra la tienda», dijo Mateos. El concejal añadió que ahora ese atestado pasa al juzgado y será el juez quien determinará las sanciones.

En este sentido, el jefe de la policía local, Ángel Carvajal, insistió en que los conductores de ambos vehículos dieron negativo en las pruebas de alcoholemia y drogas y que tenían toda la documentación en regla.

«Ahora estamos pendientes de que se retire de las dependencias de la policía local el vehículo quemado y el resto serán las compañías de seguro, tanto de vehículos como de la tienda, las que tendrán que establecer los acuerdos correspondientes. Dado que los daños son elevados --apuntó Ángel Carvajal- y que el accidente se ha producido por una infracción de tráfico, se extiende una denuncia por infracción que se adjunta al atestado que se remite al juzgado, y a partir de ese momento será el juez quien determine la gravedad de los hechos y la tipicidad de los mismos para establecer la pena».

¿Y a qué sanción se puede enfrentar el conductor por esa infracción? El responsable policial se refirió en este sentido al artículo 76.1 5A del Reglamento General de Circulación que establece una sanción de 200 euros «por realizar un cambio de dirección con el vehículo reseñado sin adoptar las precauciones necesarias para evitar todo peligro al resto de los usarios». También aludió al artículo 129.2.5J, de una sanción de 80 euros por «no facilitar los datos del vehículo a otras personas implicadas en el accidente». En ambos casos no hay retirada de puntos. ¿Quiere decir que ésta será la multa? Carvajal indicó que será el juez quien deberá determinar la sanción cuando estudie todas las circunstancias del accidente.

Los cuatro jóvenes que viajaban en el coche que se empotró contra la tienda residen en Sierra de Fuentes y sus edades oscilan entre los 18 y los 20 años. El impacto, tal como publicó ayer este diario, provocó que saliera ardiendo el motor del turismo, lo que causó el incendio de la tienda. Dos bloques de viviendas tuvieron que ser desalojados. Los ocupantes resultaron heridos leves y se encuentran ya en sus casas junto a sus familias.