+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Mentes privilegiadas / Entre el 2% y el 5% de los escolares tienen coeficientes elevados

Nace una asociación para ayudar a los niños cacereños con altas capacidades

Siete de cada diez alumnos superdotados acaban enfracaso escolar porque se desconoce su potencial. Los padres se han unido con el fin de dar respuesta a los menores y ayudar a otras familias a despejar dudas

 

Beatriz Mayoral y Carmen Gómez, integrantes del colectivo, con Isidro Padrón, especialista. - Foto: EL PERIODICO

LOLA LUCEÑO
25/05/2014

Los expertos calculan que entre un 2% y un 5% de la población escolar son niños con altas capacidades, también conocidos como superdotados. Lo que en principio se concibe como un potencial, también puede convertirse en un problema si no se detecta a tiempo. Y de hecho así ocurre. Un 68% de estos niños (siete de cada diez) acaban en fracaso escolar pese a su coeficiente intelectual porque no se les atiende debidamente, no aprenden al ritmo que necesitan, no se les estimula y acaban aburridos en clase. Hay otras consecuencias más preocupantes: frustración, baja autoestima, depresión...

Por ello, y para favorecer el mejor desarrollo de los niños, o lo que es lo mismo, su felicidad, se ha creado la Asociación de Apoyo de Altas Capacidades de Extremadura (A3CEX), que también dispone desde hace meses de una delegación en Cáceres. Nace motivada por la inquietud de los padres, que todavía no encuentran las respuestas que necesitan en los centros educativos ni en la propia política educativa de Extremadura, no al menos de forma ágil y efectiva. Además, precisan apoyarse entre ellos y ayudar a las familias que acuden desorientadas al sospechar que tienen un menor con altas capacidades en casa.

"Un niño superdotado de 2 años puede presentar una madurez de 5 años, y cuando llega a los 5, de 10, y así sucesivamente. Su mente lleva tal ritmo que si se le atiende personalmente dos horas al día, puede completar un curso escolar en solo un mes, hasta llegar sucesivamente a tercero de la ESO", explica Isidro Padrón, experto universitario en altas capacidades y promotor y presidente de la Fundación Canaria de Ayuda a los Niños Superdotados (FANS), referente en el tratamiento de la superdotación infantil, que acaba de impartir un taller en Cáceres.

Estos menores suelen tener algunos rasgos asociados (no necesariamente) de hiperactividad o déficit de atención, sobre todo a medida que van creciendo y no satisfacen su interés voraz por conocer más y más. Los padres deben estar atentos para interpretar cuanto antes sus verdaderas capacidades, que muchas veces se han confundido con patologías. "Hay que identificar estos casos lo antes posible, esa fue una de las motivaciones para asociarnos", indica Carmen Gómez, orientadora educativa, experta profesional en altas capacidades, responsable de la delegación cacereña de A3CEX y a su vez madre de un niño con elevado coeficiente intelectual.

¿Pero cómo detectarlo? No siempre es fácil, pero generalmente estos niños "tienen ritmos de aprendizaje muy distintos desde la etapa de bebé. Con ellos todo va más deprisa, hablan más rápido, aprenden a sumar, restar y leer mucho antes", subraya Beatriz Mayoral, miembro de la asociación y madre de una niña superdotada.

LOS DATOS NO CUADRAN Si hay sospechas, los equipos de orientación de la Administración educativa están capacitados para atender a este tipo de alumnado, como a cualquier otro que requiera necesidades educativas específicas. "El problema es que son más difíciles de detectar y no siempre se derivan para su evaluación", lamentan los padres. De hecho, existen colegios en Cáceres con cientos y cientos de escolares y ni un solo diagnóstico, lo que evidentemente no concuerda con los porcentajes.

Por ello, las familias se sienten más arropadas desde que se creó la asociación. "Cuando te percatas de que a tu hijo le ocurre algo, buscas ayuda y no sabes a dónde acudir. Empiezas a investigar en Internet y tienes que viajar a otros puntos del país para saber qué hacer. Por eso nos viene muy bien la creación de A3CEX, que ofrece ayuda aquí mismo", indica Beatriz Mayoral.

El colectivo agrupa a 23 familias en Cáceres. Extremadura tiene diagnosticados 156 niños con altas capacidades (solo 60 con dictamen escolar). Estas cifras son reducidas, dicho de otro modo, hay más niños con coeficientes brillantes que no lo saben, y que no solo están perdiendo la gran oportunidad de desarrollarse plenamente, sino que además pueden sufrir problemas por esta limitación que desconocen.

Pero... ¿qué necesitan? "Los alumnos con altas capacidades precisan ser entendidos y atendidos; que se sepa que tienen un ritmo muy alto, un interés por aprender muy elevado y una gran sensibilidad", explica Isidro Padrón. Durante la primera investigación que realizó la fundación canaria con 300 superdotados, se detectaron nueve necesidades educativas, que por lo general no están atendidas en los colegios. "Con este fin trabajamos en la fundación desde hace muchos años", subraya el especialista.

DEFICITS La propia Carmen Gómez trabaja en este ámbito y considera que no siempre los profesionales y los padres están aún preparados (por lo general) para interpretar las características de los superdotados. "A veces no los atienden porque estos niños avanzan solos, sin ayuda, hasta que empiezan a dar otros problemas porque se aburren, se frustran, se agobian e incluso se descuelgan del resto", señala.

Además, la atención al alumnado con altas capacidades en Extremadura "está en situación embrionaria, solo hay que ver la legislación y atención de otras autonomías a este colectivo, considerado por ley como de necesidad específica de apoyo educativo", explican desde la asociación. "Aquí existen medidas ordinarias, extraordinarias y excepcionales, pero para llegar a ellas es necesario batallar", lamentan.

Según los padres, existen bastantes prejuicios hacia el tipo de soluciones educativas que se contemplan para los superdotados, como las adaptaciones curriculares de ampliación (darles contenidos extras) o la aceleración (pasarles a cursos superiores). "No tienen buena aceptación por miedo a que el alumno no se adapte, pero hay que partir de que son niños con una madurez mental superior a su edad", matiza Carmen Gómez.

Los padres piden más sensibilidad a los centros escolares y al sistema educativo, recordando el derecho de estos niños a desarrollarse, del mismo modo que otros necesitan adaptaciones por distintos motivos. Además, enotras comunidades españolas existen programas de enriquecimiento extracurricular para los superdotados, es decir, fuera del horario escolar. En Extremadura de momento no se ofrece esta opción. Los padres suplen el vacío llevando a sus hijos a distintos centros para atender sus demandas de nuevos conocimientos. Generalmente les encantan los idiomas, la robótica, la música o el deporte.

   
2 Comentarios
02

Por Epinay 20:40 - 25.05.2014

HOLA: Me parece bien, pero poniendoles el medio, a Madrid o Pamplona con los Jesuitas o el Opu.Felicidades a ellos, por su capacidad.Saludos.

01

Por patatera 10:22 - 25.05.2014

Me alegro muchísimo por la noticia.Así como existen asociaciones que ayudan y fomentan a niños con necesidades especiales tipo down, autismo, paralisis cerebral, trastornos del lenguaje etc...se deben de atender las necedidades de estos niños superdotados pues ellos si son el futuro más prometedor de Extremadura.Deben ser ayudados y dotados de becas para facilitar su total desarrollo intelectual y sobre todo que se sienta agusto y estímulados. Los papas de niños superdotados deben de sentirse perdidos pero a la vez orgullosos. A cuidar todos a estos niños maravillosos, a lo mejor en un futuro alguno es premiado con el nobel en física o química. Quien sabe, pero la sociedad debe velar porque asi sea. Mi enhorabuena a las mamás y papás de estos niños.