+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

GALARDONES DE LA INDUSTRIA ESPAÑOLA

Ana Belén recibe el Goya de honor... y pide trabajo

"En 12 años nadie me ha ofrecido hacer cine", asume la actriz, 'rescatada' por Fernando Trueba para 'La reina de España'. Defensora de los discursos combativos, la madrileña recogerá el único 'cabezón' de su carrera el 4 de febrero

 

Ana Belén quiere seguir en el 'cine' pero no de 'jarrón'. - JUAN MANUEL PRATS

OLGA PEREDA
17/01/2017

Hace meses, Ana Belén (Madrid, 1951) recibió una llamada de la Academia de cine. "¿Qué querrán? ¿Que forme parte de alguna comisión?", se preguntó con cierto temor. Cuando la presidenta, Yvonne Blake, le comunicó que la Junta había decidido otorgarle el Goya de honor, la actriz y cantante (Madrid, 1951) tampoco fue muy optimista. “Vaya, me lo dan a mí porque no tenían a mano el teléfono de otro”. Las dudas se le disiparon pronto, al escuchar el sonoro aplauso que los miembros de la Junta le daban por teléfono. Ana Belén, todo icono de la Transición, recibirá el próximo 4 de febrero el único 'cabezón' de su carrera (ha estado cinco veces nominada). Una carrera que sufrió un parón de 12 años, después de 'Cosas que hacen que la vida valga la pena' (Gómez Pereira). “Durante todos esos años nadie me ha ofrecido hacer cine”, confiesa con sorprendente honestidad la homenajeada, que dio brincos cuando Fernando Trueba le propuso el año pasado un papelito en 'La reina de España'. “Me da igual que sea breve. Lo hago”, le contestó.

COMO EN LA DICTADURA

La última película del cineasta madrileño es la excusa para hablar de la censura que, a veces, impera en España. El boicot que sufrió Trueba después de su discurso al recibir el Premio Nacional de Cine, en el que en clave de humor admitió no haberse sentido nunca español, recordó a Ana Belén un triste capítulo de su vida ocurrido en 1973. La policía se plantó en su casa y la condujo tanto a ella como a su pareja, el cantante Víctor Manuel, a la Dirección General de Seguridad. “Una persona anónima había comentado que Víctor y yo habíamos pisado una bandera española en México, cosa que no era cierta. Pero el rumor se convirtió para mucha gente en real. Aquello ocurrió en una dictadura. Han pasado 43 años, pero la polémica por las declaraciones de Trueba me lo ha recordado. La gente, toda la gente, debería poder decir lo que quisiera”.

También Meryl Streep, que sin nombrar directamente a Donald Trump hizo un discurso demoledor contra el inminente presidente de EEUU en la ceremonia de los Globos de oro. Fue valiente, rotunda y elegante, en opinión de Ana Belén. “En España también hemos hecho discurso muy combativos y duros. Hemos pasado por situaciones complicadas en las que la gente ha dicho lo que pensaba. No hay que rasgarse las vestiduras”.

ALMODOVAR, NO PUDO SER

¿Tendrá alguna nota política su discurso en la gala de los Goya? Quizá. “No te puedes abstraer. Somos ciudadanos del país y hay cosas que nos preocupan y enfadan”, avanza. Lo que seguro estará en su plática será un sentido homenaje a la gente que siempre estuvo a su lado. Como sus padres: el cocinero del hotel Palace y la portera del edificio donde vivían. Ellos fueron siempre los fans número uno de su hija, Pilar Cuesta Acosta, que con solo 11 años ganó un concurso radiofónico de pequeños artistas. Con 13 se zambulló en el cine de la mano de Fernando Rey en 'Zampo y yo', película cuyo responsable de vestuario, Miguel Narros, se convirtió en fundamental en su carrera. "Él es el culpable de que yo esté aquí”. Narros, fallecido en 2013, la metió en su escuela de teatro y ambos recorrieron toda España interpretando a los grandes clásicos. Al cine regresó en 1970 con 'Españolas en París'. A partir de ahí, se puso a las órdenes de cineastas imprescindibles, como Jaime Armiñán, José Luis García Sánchez y Pedro Olea. También Pedro Almodóvar llamó a sus puertas para 'La flor de mi secreto', pero no pudo ser. “Yo tenía firmada una gira como cantante y no podía realizar los ensayos. Fue una pena. Pero todavía hay tiempo para trabajar con él, ¿no?”, sonríe.

Que la llamen. Que la llamen. Ana Belén -unida hace 45 años con Víctor Manuel, con quien tiene dos hijos y dos nietos- quiere que los directores de cine la recluten para trabajar. Y avisa: "Haría de todo menos de mujer jarrón".