+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

premio

El Nacional de Ensayo es para el editor Gonzalo Pontón

 

EFE MADRID
14/11/2017

El editor barcelonés Gonzalo Pontón (1944) fue galardonado ayer con el Premio Nacional de Ensayo 2017, que concede el ministerio de Educación, Cultura y Deporte, por su obra La lucha por la desigualdad: una historia del mundo occidental en el siglo XVIII, primera de las que publica.

El jurado del premio, dotado con 20.000 euros, ha valorado la «fluidez y erudición» de su prosa, su «inteligente indagación en las raíces de la desigualdad» y su tratamiento de la Ilustración «desde una perspectiva novedosa y actual».

«Ha sido toda una sorpresa porque, además, el ensayo es un género difícil, sin la proyección que tiene la novela. Lo publiqué hace un año y lleva dos ediciones, cosa bastante notable porque no es fácil hincarle el diente», bromeó en declaraciones a Efe el ganador, licenciado en Historia Moderna y Contemporánea por la Universidad de Barcelona. Fundó en 1976 Crítica, editorial que recibió el Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial Cultural en 2007, y de la que fue consejero delegado hasta su jubilación. También ha sido director del Gran Diccionario Enciclopédico Grijalbo, consejero delegado del grupo Grijalbo-Mondadori y director del Área Universitaria del grupo Planeta.

«Al jubilarme de Crítica estuve dos años que no podía crear ninguna editorial -en 2011 fundó Pasado & Presente, con la que ha editado su libro-, dos años sabáticos que me fueron de perlas y luego otros cinco más. Me lo pase pipa dedicándole todas las horas del día y de la noche».

En sus 900 páginas, Pontón pretende proporcionar herramientas suficientes para comprender «la desigualdad actual», que «arranca en los inicios del XVIII con la Revolución industrial. No solo es una desigualdad económica sino social y cultural. La desigualdad entre hombres y mujeres, la que hace que cobren ahora un 30% menos ellas, nace ahí».

En su opinión, el nacionalismo tiene una raíz «profundamente egoísta» y no hay nada que lo potencie más que la desigualdad.