+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

motor 3 éxito de un extremeño en el nacional

Alberto Espino, el talento consumado

El copiloto almendralejense fue al final tercero en la general de la Sandero Cup del pasado año

 

Alberto Espino, con su venículo. - CEDIDA

E. P. E.
04/01/2017

Natural de Almendralejo, Alberto Espino es un joven copiloto de 28 años que la pasada temporada compitió en la Sandero Cup 2016, Junto al alicantino José Javier Pérez finalizaron en tercera posición de una disciplina del Campeonato de España de Asfalto. Con dos victorias en las pruebas de La Nucía y en Madrid, además de un tercer puesto en Ferrol, la dupla de Ráfagas Racing conseguía una más que destacada tercera plaza de su categoría, en la que era su segunda temporada consecutiva en el nacional tras debutar en 2015 en la Suzuki Swift. El hecho de que su piloto viva en otra provincia «no supone mucho problema, ya que siempre estamos en contacto y solemos pasar el día previo a los reconocimientos del rallye comentando cosas y tomando notas en algún lugar de la ciudad que sea», confirma.

«Llevo en los rallyes toda la vida, empecé de cunetero con mi padre, más tarde como fotógrafo para acercarme más a los pilotos y desde 2008 compitiendo», afirma Espino, que guarda entre sus principales logros, además de los cosechados en 2016, sendas victorias absolutas en rallye regionales (Campanario y Norte de Extremadura). Además, relata que «fui ganador de la beca DVF a nivel nacional. Esto es una selección realizada por Diego Vallejo entre todos sus alumnos de toda España, fuimos 6 finalistas, 5 gallegos y yo, que tuve que desplazarme a Lugo. Allí hicimos pruebas teóricas y prácticas en tramos y resulté vencedor. El premio fue correr una carrera con Sergio Vallejo en el Porsche, en un rallye en Braga (Portugal), el cual ganamos».

Para el almendralejense hay una máxima que intenta aplicar en su rendimiento deportivo «en lo que sea, pero el mejor», ya que según relata «el copiloto de automovilismo se hace y el piloto nace, yo nací piloto, con lo cual lucho día a día para superarme y crecer como copiloto».

Tras una temporada intensa “en la que he realizado 16 pruebas, con emes en los que he corrió cuatro fines de semana seguidos, hace que te olvide de nervios y que te familiarices mucho con correr carreras». Por ello, afirma Espino que «he creado una rutina de trabajo para ser más eficiente y rápido», sostiene.