Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

«Me he sentido con bastante espacio analizando partidos»

Javier Ortiz Javier Ortiz
07/08/2017

 

Hace siete años que no ejerce como entrenador en España, pero Manuel ‘Piti’ Hurtado (Cáceres, 24-5-1974) es uno de los rostros más conocidos del baloncesto extremeño. Su concurrida cuenta de Twitter (casi 35.000 seguidores) y su faceta como analista televisivo en Movistar+ le meten casi a diario en las casas de los aficionados a la canasta con sus comentarios sobre las competiciones nacionales, europeas y la NBA. Siempre tiene algo que decir sobre lo que pasa en su tierra natal.

–¿Qué tal le va como comentarista en televisión?

–Muy contento de la experiencia. Esta última temporada ha sido un momento dulce al tener Movistar+ los derechos de NBA, Liga Endesa y Euroliga. Me he sentido con bastante espacio después de un primer año más de inicio. He podido analizar grandes partidos. No solo llegas, comentas y te vas para casa, sino que aportas algo más.

–Para alguien que ha vivido en México, Japón y Venezuela, trasladarse a Madrid no habrá sido dificultoso…

–No. Los estudios están en Tres Cantos, que es una ciudad muy tranquila, similar a Plasencia. Hemos estado muy bien. Lo único malo que ha tenido el año han sido los horarios muy duros, con muchísimo trabajo. He estado entrenando en categoría benjamín en un club de allí y apenas he podido descansar algún día.

–¿Ve su futuro más en los estudios que en los banquillos?

–No. Los derechos de la NBA se están negociando y no se sabe si los mantendremos. Sí creo que voy a seguir otro año porque la sensación mutua es muy buena, tanto con los jefes como con la gente que trabaja. Como entrenador, me han salido cosas en Venezuela, pero el tema está allí como para pensárselo, y también en Asia. Pero no las he cogido porque me parecía desleal irme.

–¿Entonces se siente más reconocido como analista que como entrenador?

–En España evidentemente sí, pero mi experiencia en Japón y en Venezuela como entrenador ha sido muy buena. Por eso me han vuelto a llamar. Aquí habrá gente que diga que no he hecho nada y que se pregunte que por qué comento partidos. Pero creo que comunicando baloncesto sí que soy una de las referencias, sobre todo ahora que estoy en la tele.

–Hace justo diez años empezó quizás su aventura más personal en el baloncesto: la creación de un nuevo club que retomó el baloncesto profesional en Cáceres. ¿Qué le queda de todo aquello?

–Es bonito recordarlo. No nos acordamos de que antes de eso hubo dos años en los que no hubo absolutamente nada de baloncesto profesional masculino en la ciudad, con todo lo que había pasado anteriormente. Y eso era muy triste. Estoy contento sobre todo por cómo fue el proceso, con un verano muy divertido en el que surgió la idea. El San Antonio de Padua ascendió a EBA con Mario Segalás y Manolo Moraga y comenté que podíamos hacer algo conjunto con el Cáceres. Al principio todo eran miradas de extrañeza, porque entonces no era tan sencillo. Conseguimos juntar a todas las partes. Recuerdo una reunión clave en el parking de Galarza con Edu Chacón y Pedro Núñez, que son los que impulsan la parte económica. El espaldarazo terminaron de darlo desde el ayuntamiento Carmen Heras y Paco Hurtado. Todo el mundo fue generoso y cedió en algo. Fue un trabajo de equipo. Conseguimos sacar el proyecto en un tiempo récord.

–¿Cree que se ha valorado su trabajo en su ciudad natal?

–La gente puede pensar lo que quiera. En ese momento cometí una serie de errores, pero también hicimos cosas bastante interesantes, con una racha muy buena. Respecto a la salida, me hubiera gustado que me hubieran refrendado un poquito más, pero he acabado teniendo una buena relación con los directivos. Ellos decidieron que querían un entrenador más veterano. Si hubieran aguantado más con alguien de casa quizás se podría haber sacado a alguien de abajo, pero ellos siempre han querido más luchar por el ascenso o al menos estar en los ‘playoffs’.

–¿Se atreve a opinar sobre los derroteros del club en los últimos tiempos?

–No lo sigo mucho. El tipo de entrenador que tiene ahora, Ñete Bohigas, conoce muy bien la categoría y con plantillas no muy lujosas es capaz de hacer buenos resultados. Es lo que le puedes pedir. Está entre bien y muy bien. Si los directivos quieren otra cosa se tienen que exponer a que algún año se descienda, porque los jóvenes no pueden tirar del carro, o a que haya una inversión privada. El paradigma no ha cambiado en el sentido de que dependes cómo te lleves con los políticos. Y eso al final es malo.

–¿Cree que es verdad que la LEB Oro está retomando el nivel que tenía antes?

–He notado algo de la recuperación económica, aunque ya sabemos que en Extremadura vamos retrasados porque no tenemos industria. En LEB Oro se está invirtiendo un poco más, con salarios un poco más dignos para jugadores y entrenadores.

–¿Cómo cree que le va al baloncesto extremeño con Martín Fariñas al frente?

–Es difícil cambiar mucho en un año. Somos pocos y estamos un poco peleados todos. No queremos que nos quiten nuestro ‘reino de Taifas’. Fariñas no ha tenido espacio aún para hacer mucho. Creo que es positivo el regreso de Plasencia a LEB Plata, aunque debería unir fuerzas con el Adepla, y que en Badajoz deberían plantearse tener un equipo senior único, aunque cada club tenga su categoría. Lo que me gustaría de verdad es que saliera un equipo que, por encima de los resultados, confiase en sus jóvenes para ir sacándolos adelante, porque no acaba de surgir nadie. Ya sé que es algo muy difícil.

–El campus que dirige cada verano con Juan Pablo Márquez en La Vera ha vuelto a ser un éxito de participación…

–Estamos muy contentos. Somos un grupo de entrenadores muy amigos y nos juntamos en verano. Este año hemos hecho dos turnos y queremos seguir el próximo año. Es una actividad que atrae a un montón de gente de fuera. Y lo mejor es que solo contamos con las instalaciones como apoyo institucional y es lo que hay que buscar.