+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Al Mérida se le moja la pólvora

El conjunto romano, que acumula tres jornadas sin marcar, pierde ante un Lorca más efectivo

 

Eloy Jiménez, entrenador del Mérida, sigue un partido desde la banda. - J. PULPO

LORCA
16/01/2017

El Lorca puso fin a la racha del Mérida, que había sumado en los cuatro últimos partidos, aunque ayer no pudo con el conjunto murciano (2-0). Los extremeños se toparon con un cuadro blanquiazul que, una vez más, fue letal de medio campo hacia adelante, sobre todo con la aportación de Chumbi, autor de los dos goles del partido. Con esta derrota, el cuadro emeritense suma su tercer partido seguido sin ver puerta, por lo que los de Eloy Jiménez deberán mejorar en tareas ofensivas. El primer refuerzo del Mérida en el mercado invernal, el delantero Diego Cascón, va en esa línea.

Un mes después, La Hoya Lorca volvía al estadio Artés Carrasco, aunque entre el frío y el hecho de que fuera televisado provocó que muchos aficionados prefirieran ver el encuentro desde su casa. El técnico Algar se decidió por la experiencia de Dorronsoro en la meta aunque éste llevaba varios partidos sin jugar por lesión. En tareas ofensivas, optó por un tridente formado por Noguera, Onwu y Chumbi que trajo mucho peligro a la zaga visitante. Los dos primeros alternaron el costado derecho con la media punta, unos movimientos que desquiciaron bastante a la defensa extremeña.

El Mérida empezó llegando con cierto peligro a la meta local. Salió más fuerte y mentalizado al terreno de juego. La zaga blanquiazul, además, apenas ofrecía confianza y se pudo escuchar un murmullo en la grada cada vez que el balón merodeaba por la zona defensiva de los locales. Además, las discusiones entre los centrales con los mediocentros en pleno partido tampoco contribuyeron a reducir el clima enrarecido entre los aficionados.

La primera acción de verdadero peligro llegó a los diez minutos. Poley lanzó una falta escorada y Borja García apareció en el segundo palo. El futbolista, no obstante, cruzó en exceso su cabezazo. Tan sólo un minuto después, el Mérida falló un gol cantado. En un error de Molo, Yacine penetró por la izquierda y puso un centro perfecto para que Hugo Díaz, libre de marca, empujara el balón al fondo de las mallas. Fue entonces cuando el atacante visitante impactó muy mal el esférico y, de forma incomprensible, lo mandó a las nubes. De este modo, la fortuna sonrió a los lorquinos, ya que fue una ocasión inmejorable para los extremeños.

LUCHA TITÁNICA / A partir de ahí, el choque se igualó en el centro del campo y la lucha fue titánica entre Cristian Bustos y Pardo. Poley, por su parte, apenas apareció y su equipo lo notó. Los de Julio Algar buscaban una y otra vez a Chumbi, que vivió constantemente al límite del fuera de juego. En una de esas acciones, y pasada ya la media hora de juego, Chumbi aprovechó un gran pase de Urko Arroyo y, pese a estar escorado en el interior del área, batió a Salcedo por bajo con un disparo efectivo. De este modo, Chumbi tumbaba el muro defensivo de un Mérida que llegaba a la cita tras sumar cuatro partidos consecutivos sin encajar ningún gol.

Con el 1-0 en el marcador, hubo más intensidad que juego en el césped del Francisco Artés Carrasco. Los lorquinos se asociaron mejor, mientras que los emeritenses, en un día aciago, no fueron capaces de combinar y generar peligro. Tan sólo Hugo Rodríguez, en varias acciones individuales, hizo la guerra por su cuenta. Así pues, con esta ventaja mínima se llegó al descanso, aunque quizá lo más justo hubiera sido un empate por las escasas aproximaciones de ambos equipos.

el primer gol lorquino / La segunda mitad no pudo empezar mejor para los intereses de los locales. La posición anárquica de Noguera permitió que una genialidad suya enterrara las esperanzas de los visitantes. A los dos minutos de la reanudación, Noguera sirvió en bandeja el balón a Chumbi -otra vez al límite de la posición reglamentaria- para que el ariete, en esta ocasión desde el centro, batiera a Salcedo con un disparo ajustado al palo.

Fue entonces cuando el equipo dirigido por Eloy Jiménez dominó más, aunque sin poner en demasiados apuros al cancerbero Dorronsoro. El Lorca, mientras tanto, reculó metros y buscó el tercero en varios contragolpes.

Los extremeños tuvieron el balón, pero se quedaban sin ideas cada vez que se aproximaban al área local. En esta ocasión, ningún jugador se echó el equipo a sus espaldas y el Brócoli Mecánico lo aprovechó para gestionar su ventaja en el marcador.

El tramo final del partido se jugó al ritmo que le interesó a los blanquiazules e incluso Julio Algar apuntaló la medular para buscar un mayor control. En el 68, no obstante, Yacine pudo darle vida a los suyos en una clara ocasión tras una mala salida de Dorronsoro, pero no supo rematar entre los tres palos. Pese a ese susto, la defensa lorquina estuvo muy segura durante toda la segunda mitad y evitó que los visitantes se sintieran cómodos.

Al final, el Mérida cuajó un discreto partido en territorio lorquino, pero la diferencia realmente se vio en las áreas. Y es que los blanquiazules sí se mostraron letales por mediación de Chumbi, mientras que los extremeños fueron incapaces de materializar sus llegadas de peligro.

lorca 2

mérida 0

3Lorca: Dorronsoro; Pina, Molo, Borja García, Pomares; Cristian Bustos, Poley (Borja Martínez, min. 82); Manu Onwu (Carlos Martínez, min. 66), Noguera (Juanra, min. 71), Urko Arroyo; Chumbi.

3Mérida: Salcedo; Dani Fernández, Mongil (Álex Bernal, min. 80), Paco Aguza, Migue Marín; Pardo, Romero (David Álvarez, min. 65); Yacine, Hugo Rodríguez, Carlos Rodríguez (José Ramón, min. 75); Hugo Díaz.

3Goles: 1-0: minuto 34, Chumbi. 2-0: minuto 47), Chumbi.

3Árbitro: Caparrós Hernández (colegio valenciano). Amonestó a los locales Dorronsoro, Pina, Juanra, Poley y al visitante Pardo.

3Estadio: Francisco Artés Carrasco.

3Espectadores: 800.