+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Tiro con arco en Cáceres: reconocimiento inservible

 

Tiro con arco en Cáceres: reconocimiento inservible -

LUIS CAYETANO Martínez
13/02/2015

TEtl deporte del tiro con arco en Cáceres cuenta con muchos años de vida, más de 30 que yo recuerde. A lo largo de todos estos años ha pasado por buenos y malos momentos, pero en la actualidad podemos considerar que atraviesa una buena etapa.

Por los motivos que sean, Cáceres ha dado, desde siempre, muy buenos arqueros y arqueras. Yo diría que la que forman Cáceres y el tiro con arco es una de las combinaciones que más éxitos deportivos le ha dado a nuestra región y por supuesto a nuestra ciudad, no solamente a nivel nacional, sino también a nivel internacional.

Gracias a esta mezcla tan exitosa, tenemos una medalla de oro olímpica por equipos (Juan Carlos Holgado), tres subcampeonatos mundiales, dos subcampeonatos europeos, varios records mundiales y un larguísimo etcétera (Fátima Agudo), varios deportistas extremeños en el equipo nacional (Juan Carlos Holgado, Fátima Agudo, Luis Cayetano Martínez, José Manuel Leo, Javier Fernández, Antonio Fernández), el equipo del Club de Arqueros San Jorge entre los 10 mejores equipos de Europa varios años seguidos..., por citar lo más llamativo.

A mí, como entrenador y versado en estos temas, todos estos resultados y las razones que han llevado a su consecución son un completo enigma. Es cierto que nosotros entrenamos y peleamos como el que más, nos documentamos e incluso innovamos, pero viendo el potencial humano y sobre todo las instalaciones y los recursos de otras ciudades de España y del extranjero, cada vez me lo explico menos.

El fin de semana pasado dos de nuestros arqueros más representativos volvieron a dar en la diana: Fátima Agudo ganó su decimoséptimo, repito, su decimoséptimo Campeonato de España, y Antonio Fernández añadió un subcampeonato de España más a su ya dilatada lista de éxitos deportivos.

Como todos ustedes se pueden imaginar, para llegar a ser campeón o campeona de España, hay que 'pelearse' de lo lindo con lo mejor de nuestro territorio nacional. Y están en lo cierto totalmente, lo que engrandece, sin duda, aún más el hecho de que al final uno de los nuestros siempre esté dando la cara por el deporte extremeño.

Para la inmensa mayoría de los lectores, la creencia será de que en Cáceres habrá 'algo' especial que potencie unos resultados tan espectaculares a lo largo de tantos y tantos años. Sería lo lógico ¿no? Pues la realidad es otra muy distinta. Es cierto que en el Centro de Tecnificación de la Ciudad Deportiva de Cáceres, que gestiona el Gobierno de Extremadura, existe una magnífica galería de tiro, de incalculable valor para los arqueros cacereños y sin la que el arco en esta ciudad no sería ni de lejos lo que es actualmente.

Pero no es menos cierto que, terminada la temporada de sala, (invierno), que se acaba ahora en febrero, en la ciudad que acoge a los mejores arqueros de España, no hay un sitio para tirar al aire libre. Hubo en su día un campo de tiro en el Parque del Cuartillo (de la diputación), pero desde que le pusieron porterías de fútbol y borraron las líneas de las distancias de tiro ha dejado de ser un campo de tiro y ha pasado a ser un sitio en el 'se puede tirar a veces', y sólo si vas con tiempo de sobra y acompañado de alguien bien musculado para poder montar y desmontar las dianas de 60Kg de peso, ya que como no es un campo de tiro y sí un campo de fútbol, no se pueden dejar montadas las dianas y sí las porterías.

El parque del Cuartillo lleva ya varias remodelaciones en todos estos años, la última se está haciendo en estas mismas fechas, y bien es conocida por sus responsables la necesidad de solucionar el problema que tiene nuestro deporte en sus instalaciones, pero ni en las veces anteriores ni en esta última nadie ha considerado al tiro con arco importante, por lo que seguiremos con un campo de tiro con arco sin dianas, ni líneas de distancias de tiro, pero sí con unas bonitas porterías, áreas y un centro del campo bien definido.

Peor aún es la consideración que la propia ciudad de Cáceres ha demostrado por el deporte del arco y las flechas, ya que como he dicho anteriormente, de las instalaciones que hay en la ciudad, buenas o malas, ninguna pertenece a su ayuntamiento. Es cierto que el tiro con arco no es un deporte de masas, no da muchos votos, pero también es cierto que tampoco pide mucho: una instalación de tiro con arco al aire libre para una ciudad como la nuestra es una insignificancia, es más una cuestión de querer que de poder, y está claro que no se quiere.

Llevamos más de 30 años de tradición, de numerosos éxitos y de poner el nombre de nuestra ciudad en lo más alto de este deporte, los mismos años que entrenando durante la temporada de aire libre, en un callejón, en el campo de un amigo, en un campo de fútbol o simplemente, sin entrenar.

Deportistas como Fátima Agudo o Antonio Fernández serían lo que son en cualquier sitio en el que hubieran nacido. Son casos excepcionales de deportistas que tienen un 'don' para el deporte que practican, ellos son capaces de brillar y ganar con muchos menos medios que sus rivales, son unos fuera de serie, por los que a nivel deportivo, somos envidiados en toda España.

Pero no todos los arqueros cacereños son así. Los hay que necesitan entrenar más para estar a la altura de los mejores de la especialidad.

Otros, la gran mayoría, a los que les gusta ir a entrenar aunque sepan que nunca van a llegar a ser campeones de España, otros que les gustaría probar, pero no saben dónde... Es para esa gran mayoría de deportistas a la sombra, para los que hemos estado pidiendo una instalación al aire libre desde que el tiro con arco existe en la ciudad cacereña.

Fátima, Antonio y todos los campeones que les precedieron son nuestros altavoces, pero se ve que ni con cinco, ni con diez, ni incluso con 16 campeonatos de España se nos ha escuchado. Vamos a ver si ahora con el decimoséptimo que ha conseguido Fátima se nos oye, aunque sea un poco.