+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Un volcán llamado Extremadura

El cuadro azulgrana se desmelena a base de goles y buen fútbol para estrenarse en este 2017

 

Willy celebra uno de los dos goles que anotó ayer ante la locura de la grada de preferencia donde se ubicaban las peñas del Extremadura. - ALBERTO LORITE

RODRIGO MORÁN
16/01/2017

extremadura 4

jumilla 0

Si existe algo parecido al llamado fútbol total en esta ingrata Segunda División B lo que ayer hizo el Extremadura en el Francisco de la Hera debe conectar mucho con esta idea. La rabia, el talento y el orgullo azulgrana entró en erupción en el primero partido del año en Almendralejo y el Extremadura barrió del terreno de juego al Jumilla, un equipo que hasta esta jornada había recibido sólo once goles en esta liga, llevándose cuatro de una tacada en el coliseo azulgrana.

No sólo fueron los goles. El ritmo, la intensidad, el ambiente en las gradas, la concentración a pie de campo... todo se concentró en una calderá que rebosó cuando más lo necesitaba el Extremadura. La puesta en escena de Juan Sabas ante su nueva afición no pudo ser mejor. La grada respondió con una de las mejores entradas de la temporadas y el plantel, a base de coraje y garra, se lo devolvió con un partido redondo.

Sabas metió toda la carne en el asador desde el inicio, es decir, los cinco fichajes del tirón. Zamora y Currais debutaron con muy buena nota y, por primera vez en todo el año, el Extremadura encadenó dos partidos sin encajar. Doblas, bajo palos, volvió a mostrarse muy seguro en todas las facetas del juego. Forzó Boateng, un carnívero hambriento de fútbol que estaba entre algodones. Sólo jugó media parte, pero su recital fue abrumador. Corrió, bregó, robó y además reventó la bola del primer gol.

Salió conectado y responsabilizado el Extremadura desde los primeros compases de partido. Ya en el primer minuto Pierre se sacó un zapatazo lejano que avisó a Jero, portero del Jumilla, lo que se le venía encima. Poco después, Walter, sobresaliente en todo el partido, cocinó una jugada a la que Willy no llegó por centímetros. Y antes del primer cuarto de hora, Willy se lanzó a banda, esperó a la segunda línea y su centro lo conectó Pierre a la madera para lamento generalizado.

Llamaba a la puerta del gol el Extremadura y la manzana terminó cayendo del árbol. En otra jugada de tiralíneas, Willy volvió a moverse entre titanes, recibió en banda y la puso a la llegada de Boateng, una locomotora que fulminó el cuero a la red a una velocidad de vértigo. El pepinazo del africano reventó las mallas y desató la rabia contenida de una afición que estallaba de algarabía. 1-0 y a seguir.

El gol premiaba el acoso y derribo de los de Sabas que, lejos de conformarse, seguían percutiendo la portería rival. Antes del descanso, Pierre volvió a sacarse un zapatazo escorado que Jero tuvo que enviar a córner. El camerunés, que volvió a desenvolverse en el enganche, hizo un sacrificio espectacular, presionando siempre al rival y capitaneando todas las jugadas de ataque. Poco después, Willy perdonó el segundo en un mano a mano con Jero.

PENALTI CLAVE/ El Jumilla apenas había inquietado a Doblas hasta entonces, aunque fue más por mérito del Extremadura que por demérito de los murcianos. Los de Pichi Lucas salieron más entonados en la segunda mitad, buscando encajonar al Extremadura en su área, pero la fortuna se alió esta vez con los de Almendralejo. Carlos Rubén y Walter, máxima calidad al cuadrado, se aliaron para fabricar una jugada que acabó con penalti sobre Carlos Rubén. Willy agarró entonces la pelota como la coge un niño de 12 años en el patio del colegio en el recreo. El Búfalo, decidido a romper su mala racha, tomo la responsabilidad de catapultar a su equipo y su lanzamiento, potente y ajustado, se coló a media altura de la portería para hacer el 2-0. Apareció una celebración repleta de rabia contenida, con Willy estallando de emoción en la zona de las peñas azulgranas.

Para entonces, la comunión equipo-afición ya se había producido. Pero había más. El Jumilla, mitad dormido mitad desesperado, se marchó hacia arriba en busca de la heróica y pisó en falso. En la primera contra, el Extremadura lo fulminó. Robo en centro del campo, Willy lanza en profundidad a Walter que, en el mano a mano, define precioso ante Jero. 3-0. Tres minutos más tarde, Agudo conduce, Walter ve a Sergio desdoblando y su centro lo empuja Willy para el cuarto. La locura no cesó hasta el final. El Extremadura sigue en descenso, pero ojo, muy vivo.

3Extremadura: Doblas; Sergio, José Rodríguez, Zamora, Currais, Fall, Boateng (Javi Pérez, min.46), Pierre (David Agudo, min.65), Carlos Rubén (Dieguito, 58’), Walter y Willy.

3Jumilla: Jero; Sergio, Neftalí, Robles, Juanje, Julio de Dios (Ismael, min.65), Manolo, Morgado (Chirri, min.46), Titi, Bello, Perona (Borja. min.46).

3Goles: 1-0-Min. 18: Boateng. 2-0-Min. 54: Willy (pti). 3-0-Min. 64: Walter. 4-0-Min. 67: Willy.

3Árbitro: Santos Pargaña (Andalucía). Mostró tarjeta amarilla a los locales Sergio y Carlos Rubén; y al visitante Juanje.

3Estadio: Francisco de la Hera.

3Espectadores: 2.800