+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

COMPRAS DE NAVIDAD

Las 'apps' de compraventa sustituyen las clásicas devoluciones

El 'regifting' se impone para colocar los presentes que no convencen

 

Las 'apps' de compraventa sustituyen las clásicas devoluciones - CECILIA DE FÁTIMA

LUIS BENAVIDES
06/01/2017

Esta semana las apps dedicadas a la compraventa de artículos -como Wallapop, Vibbo, eBay y Chicfy, entre otras– recibirán esta semana un aluvión de productos nuevos. “Sin abrir”, “por estrenar” y  “vendo por tener otra igual” serán algunas de las coletillas más recurrentes. ¿Para qué pedir el tíquet y quedar mal con el suegro o cuñado de turno pudiendo venderlo directamente y sacarte unos euros? Subes una foto, ajustas bien el precio y un trasto menos.

La plataforma de compraventa ‘on line’ eBay extendió el término regifting (el re-regalo) el día después de Navidad para animar la reventa de los regalos desacertados de Papá Noel. El término sigue vigente, muy vigente, tras el paso de Sus Majestades los Reyes Magos, otros que no siempre aciertan por muy magos que sean.

Para los que regalar un regalo presenta dilemas morales y cargos de conciencia, eBay emplea en su campaña lemas muy elocuentes como “Cuando es perfecto, pero no para ti” e incluso tiene en marcha un concurso, en el que se sortean cinco cupones: 300 euros para el ganador y 100 euros para los cuatro finalistas.

Los usuarios de la aplicación solo tienen que dar de alta el producto con el hashtag #RegiftingEnebay y explicar por qué quieren deshacerse del regalo en cuestión. Un jurado formado por miembros de la plataforma seleccionarán los cinco regalos con una historia más divertida, o simplemente los peores regalos.

FAVORABLES Y CONTRARIOS

El fenómeno del ‘regifting’ ha llegado para quedarse, y no deja indiferente a nadie. Unos dirán que representa el lado más ruin y cutre de estas fiestas navideñas; y otros dirán que es rentable, cómodo –¡adiós a las largas colas!– e incluso sostenible, pues siempre será más ecológico darle nueva oportunidad al regalo que meterlo en el contenedor. Para los que todavía tienen dudas sobre qué pueden y qué no se puede re-regalar (se desconseja desprenderse de regalos hechos a mano o con las iniciales del receptor), existe una página web, Regiftable.