+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

AUTOMOCIÓN

EEUU acusa a Fiat Chrysler de trucar motores diésel

La Agencia de Medio Ambiente considera que 104.000 coches de Jeep Grand Cherokee y Dodge Ram están afectados

 

Jeep Grand Cherokee, uno de los modelos afectados por el 'dieselgate' de Fiat Chrysler. -

EL PERIÓDICO
12/01/2017

El caso del 'dieselgate' de Volkswagen se amplía a otro grupo automovilístico. La Agencia de Protección Medioambiental de Estados Unidos (EPA, por sus siglas en inglés) ha acusado al consorcio Fiat Chrysler Automobiles (FCA) de utilizar un 'software' ilegal que alteraba las emisiones de algunos de sus vehículos.

 
La EPA indicó que Fiat Chrysler Automobiles y su filial estadounidense, FCA US, cometieron diferentes violaciones de la Ley del Aire Limpio de Estados Unidos al instalar y no comunicar la existencia de un 'software de gestión del motor en sus modelos Jeep Grand Cherokee y Dodge Ram 1500 con el propulsor diésel de 3.0 litros vendidos en Estados Unidos entre 2013 y 2016.

Según la organización, este dispositivo provoca un aumento de las emisiones de dióxido de nitrógeno (NOx) en los vehículos y afirmó que esta situación afecta a casi 104.000 unidades de dichos Jeep Grand Cherokee y Dodge Ram 1500 correspondientes a los años modelo 2014, 2015, y 2016.

"La no comunicación de dicho 'software' que afecta a las emisiones en el motor de un vehículo representa una grave violación de la ley, lo que puede derivar en una peligrosa polución en el aire que respiramos", aseguró la administradora asistente de la Oficina de Cumpliento de la EPA, Cynthia Giles.

DESMENTIDO DE LA EMPRESA


En este sentido, indicó que en la EPA continúan analizando el impacto y la naturaleza de dichos dispositivos y afirmó que todos los fabricantes deben jugar con las mismas reglas, mientras que la representante del Comité de Recursos del Aire de California (CARB, por sus siglas en inglés), Mary Nichols, subrayó que, una vez más, un gran fabricante de automóviles tomó la decisión empresarial de saltarse las normas y "ha sido pillado".

La filial norteamericana de FCA ha negado la utilización de una trampa similar a la de Volkswagen. "Esperamos con impaciencia poder demostrar que la estrategia de control de emisiones está correctamente justificada y no incluye ningún motor trucado", ha indicado el grupo en un comunicado.

Este anuncio ha provocado que las acciones de la corporación que capitanea Sergio Marchionne se desplomen un 15,66% en la cotización de este jueves en la Bolsa Italiana, alcanzando un precio por acción de 8,83 euros. Los títulos de la compañía automovilística alcanzaron un máximo de 10,68 euros este jueves, mientras que el mínimo se situó en 8,78 euros por cada acción. En la Bolsa de Nueva York, lacotización de FCA ha sido suspendida.