+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

REESTRUCTURACIÓN INTERNACIONAL

McDonald's vende el 80% del capital de su franquicia en China por casi 2 millones de euros

La propiedad pasará a manos del conglomerado chino Citic y el fondo de inversión estadounidense Carlyle. La multinacional cede la gestión de la cadena en el gigante asiático

 

Restaurante McDonald's en Ebensburg, Pensilvania. - AP

EL PERIÓDICO
09/01/2017

El gigante de comida rápida McDonald's ha anunciado este lunes su decisión de vender el 80% de sus operaciones en China continental y Hong Kong, como consecuencia de la fuerte competencia y la erosión del mercado. La propiedad de 1.750 restaurantes pasará a manos del conglomerado chino Citic y el fondo de inversión estadounidense Carlyle por un periodo de 20 años, que pagaran hasta 1,97 millones de euros por esta operación.

Citic y Carlyle tendrán una participación del 80% en la empresa que administra la franquicia de McDonald's en el país asiático. En concreto, Citic controlará el 52% de la empresa conjunta y Carlyle tendrá el 28%, mientras que McDonald's se quedará con el 20% restante. "Al trabajar juntos, vamos a provocar un crecimiento aún más rápido", aseguró el director general de McDonald's, Steve Easterbrook.

El vendedor de comida rápida tiene la intención de abrir 1.500 restaurantes en China en los próximos cinco años, debido a una clase media creciente y una rápida urbanización. Esta expansión aumentaría la actual red de restaurantes de la marca que, a finales del 2016, contaba con alrededor de 2.400 instituciones en la China continental y 240 en Hong Kong. 

Los motivos de esta operación radican en las características del mercado chino, con muchos negocios rivales asiáticos y chinos y la competencia de otras marcas estadounidenses, como KFC, que complican la actuación empresarial de McDonald's en esta región. Sin embargo, para McDonald's, China sigue siendo un mercado clave: "La clase trabajadora en China es más grande que las de Estados Unidos y Europa juntas. A medida que aumentan sus ingresos, la gente gastará más en ocio y comidas fuera de casa", establecía el comunicado de la compañía.