+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Editorial

Europa incentiva la denuncia anónima

 

02/11/2017

La corrupción es uno de los mayores males de las sociedades actuales. No porque no haya existido desde tiempos inmemoriales, sino porque, afortunadamente, los niveles de exigencia ética de los ciudadanos son hoy superiores y eso pone el problema en un lugar destacado. Y también porque la imparable globalización de la economía implica, junto a evidentes factores positivos, la contrapartida de que la opacidad y las irregularidades financieras tienen en el siglo XXI mucho más volumen que en el pasado. Para combatir la corrupción, el Parlamento Europeo va a aprobar una norma que proteja a quienes denuncien anónimamente irregularidades en empresas o en el sector público. Es un paso más en la dirección que ya han emprendido varios países –España entre ellos–, y tiene por objetivo conocer no solo anomalías financieras, sino también en medioambiente, salud, seguridad, consumo y uso de datos personales, entre otros aspectos. La denuncia anónima no está muy extendida entre nosotros, y aún se asocia a algo tan mal visto, con razón, como la delación. Pero defender la salud social colectiva mediante la revelación de anomalías no puede ser considerado actuar como un soplón, siempre que se certifique que quien da ese paso no lo hace movido por un interés personal o para perjudicar sin base a terceros. Lo contrario se parece demasiado a la omertà mafiosa.