Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

el rincón favorito de

Tomás Pavón: "En Villa del Arco siempre me surgen ideas"

Defiende la forma de vida en Extremadura, un antídoto contra el estrés.


03/06/2011

 

Tomás Pavón (Cañaveral, 1959) es colaborador en medios de comunicación regionales y nacionales y autor de libros como Fin de milenio , El cuaderno de Corto Maltés o El desván de la memoria . Acaba de publicar Almanaque (Editora Regional de Extremadura), una antología de recientes colaboraciones en prensa.

--¿Cuál es su rincón favorito de Extremadura?

--Para quienes tenemos el privilegio de vivir en la ciudad de Cáceres, no puede ser otro que su zona monumental. Acceder a este recinto siempre es introducirse en un remanso de paz y, por mucho que uno lo frecuente, nunca deja de tener la sensación de que el tiempo se detiene entre sus piedras.

--¿Qué plato de la gastronomía extremeña prefiere?

--Me quedo con el jamón. Y si puedo acompañarlo, un gazpacho de entrante y de postre unas cerezas del Jerte, que son las mejores del mundo. También me gustan mucho la caldereta y cualquier clase de dulce artesanal.

--¿Qué no debería perderse alguien que visite Extremadura?

--Si busca el contacto con la naturaleza, las zonas de Hervás o la de La Vera, con sus gargantas y sus piscinas naturales, me parecen ideales para los próximos meses de verano. Y si busca arte y cultura, nuestro patrimonio es de lo más rico y variado, o sea que tendría muchísimo donde elegir: Cáceres, Mérida, Trujillo, Zafra, Jerez de los Caballeros...

--¿Algún lugar de la región le ha marcado especialmente?

--Soy muy reacio a hablar de estas cosas en público, porque siempre temo que dichos lugares sean descubiertos por las masas y acaben llenos de guiris japoneses disparando fotos por doquier (risas). No obstante, diré que junto a Cañaveral, el pueblo donde nací, existe un municipio abandonado llamado Villa del Arco en el que, no sé por qué, siempre me surgen ideas. Supongo que se debe a que en este tipo de lugares, tampoco sé por qué, suelo encontrar belleza entre sus ruinas y una poética de la desolación.

-- ¿Qué actividades disfruta en la naturaleza durante su ocio?

--Unamuno, el eterno paseante, decía que hay que "pasear las ideas". Tengo la suerte de vivir a un paso del Parque de Rodeo y de la Ribera del Marco, y suelo darme un paseo a diario por allí.

--¿A que cita cultural invitaría a un amigo?

--Al festival Womad. Es la única opción para quienes amamos los sonidos mestizos y las músicas étnicas. También me parecen muy interesantes Badasom y Foro Sur. Y otras actividades celebradas en Cáceres e injustamente consideradas de ámbito local, o "menores", tales como la Salita del Cómic, el festival Cáceres Pop Art, etc.

--¿Cuáles son, a su juicio, los principales atractivos de Extremadura?

--De los atractivos de carácter material ya hemos hablado, y de los de carácter inmaterial, el sosiego. La gente se queja de que los núcleos urbanos empiezan a ser inhabitables por los ruidos y las prisas, y es verdad, pero el contrapunto perfecto a todo ello está en nuestros pueblos y en nuestras gentes, cuya forma de vida constituye el mejor antídoto contra el estrés, la ansiedad, la angustia vital y demás dolencias posmodernas.