+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

SONDEO PREELECTORAL DEL GESOP

Las elecciones catalanas apuntan a un récord de participación

El 90% de los catalanes aseguran que irán a votar, más que en cualquier convocatoria anterior. Los votantes de todos los partidos excepto los del PP creen que ganará ERC

 

Papeletas electorales en un colegio de Barcelona. - JULIO CARBO

DANIEL G. SASTRE
06/12/2017

La movilización del electorado de todos los partidos puede provocar una participación histórica en las elecciones del 21 de diciembre. La situación excepcional en la que los catalanes van a votar esta vez, con dos de los principales candidatos sin poder participar en la campaña con normalidad, disparará la afluencia a las urnas, según los datos de la última encuesta del GESOP para EL PERIÓDICO.

De confirmarse el dato, la participación superaría la de cualquier convocatoria previa en elecciones de cualquier ámbito. El récord está ahora en las generales de 1982, cuando votaron un 80,72% de los catalanes. En aquella ocasión, se produjo una victoria histórica del PSOE de Felipe González. En el sondeo del GESOP, el número de los que responden afirmativamente a la pregunta de si están seguros de que irán a votar el 21-D asciende hasta el 90%.

En unas autonómicas el récord es mucho más reciente. En la convocatoria del 2015, que Artur Mas y Junts pel Sí presentaron como plebiscitaria, acudieron a las urnas el 77,46% de los residentes en Cataluña, aunque la participación se quedó en un 74,9% después de contar el voto por correo.

MOVILIZACIÓN SOSTENIDA

Con respecto a la anterior encuesta de EL PERIÓDICO, la de noviembre, el número de los que dicen que votarán seguro el 21-D sube en 2,7 puntos, lo que demuestra que los catalanes se mantienen altamente movilizados. Además de ese 90% que asegura que votará, un 7,1% de los 800 encuestados afirman que es bastante posible que también participe.

La voluntad de decidir de manera activa el futuro de Cataluña es común entre los electores de todos los partidos, aunque los independentistas continúan algo más movilizados. Hasta el 95,6% aseguran que irán a votar el 21-D, mientras que entre los que no se sienten independentistas el porcentaje baja hasta el 86,3%. Sin embargo, quienes se oponen a la secesión están ahora más determinados a participar que en noviembre (tres puntos más) y mucho más que antes de las elecciones del 2015, cuando solo un 70,4% daban por hecho que votarían en esos comicios, por un 92,6% de los independentistas.

La situación tiene múltiples lecturas. Los partidos constitucionalistas pueden agarrarse a la expectativa, que parece confirmar en parte la previsión de escaños de la encuesta, de que la movilización aumentará en sus feudos. Algunos de los municipios más poblados del área metropolitana de Barcelona (como Sant Adrià, Santa Coloma o El Prat) son los que tienen más margen para el crecimiento de la participación, porque se quedaron por debajo de la media en el 2015. Pero los independentistas tampoco habían estado nunca tan movilizados como ahora.

ENTRE EL 80% Y EL 82%

Es casi seguro que la participación final estará por debajo de lo que prevé la encuesta. En las últimas elecciones catalanas, por ejemplo, un 80,8% de los encuestados en el sondeo previo de EL PERIÓDICO habían asegurado que votarían, frente al 77,4% que lo acabaron haciendo (entre los residentes). El GESOP estima que entre un 80% y un 82% de catalanes acudirán finalmente a las urnas dentro de dos semanas.

Pero, incluso contando con esa desviación, el 21-D se convertiría probablemente en la cita electoral más concurrida de la historia de Cataluña. En cualquier caso, está claro que los catalanes consideran que las elecciones son cruciales. Un 71% cree que son muy importantes, y un 20,9% que bastante importantes. 

En cuanto a las expectativas de los ciudadanos, los votantes de todos los partidos (excepto los del PP) creen que ERC ganará las elecciones. Pero entre los que elegirán la papeleta de Junts per Catalunya hay optimismo: son casi los mismos (un 36,5%) quienes piensan que se impondrá su candidato, Carles Puigdemont, que los que prevén que lo hará Oriol Junqueras (un 38%).