+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Luis Bárcenas, de la calculadora al ventilador

El exsenador manejó las finanzas del PP desde la época de Fraga hasta que Rajoy, meses después de estallar la 'Gürtel', le apartó

 

Luis Bárcenas sale de la sede de la Audiencia Nacional, el 10 de abril del 2015. - ARCHIVO / AGUSTÍN CATALÁN

PATRICIA MARTÍN
15/01/2017

Luis Bárcenas (Huelva, 1956) nunca tuvo interés en destacar en la política. Lo suyo, según su versión, son los números y los negocios, y según la óptica contraria, los trapicheos en altas instancias. Aun así, desde que en el 2009 comenzó la investigación de la ‘trama Gürtel’, se ha convertido en uno de los hombres que más han marcado la política española. Este lunes se desvelará si, como ha amenazado en varias ocasiones, guarda más ases en la manga que puedan hacer revivir los viejos fantasmas al PP, aunque en el partido conservador lo dudan y él ha suavizado sus ademanes en los últimos tiempos.

 
Muy a pesar de los populares, Bárcenas está ligado a la historia del partido desde los tiempos de Manuel Fraga hasta que, en el 2009, al estallar la 'Gürtel', inició una marcha paulatina. Primerorenunció, de forma temporal, a sus labores como tesorero, hasta que en el 2011 dejó el acta de senador y formalizó la baja forzada de militancia, justo cuando se levantó el secreto del sumario del caso. Fue entonces cuando se conoció que la policía le atribuía el cobro de 1,3 millones de euros en sobornos.

Bárcenas apenas ha desempeñado trabajos fuera de la sede nacional del PP. Su padre, como director de una sucursal del Banco Central en Badajoz, autorizaba los créditos a un empresario de la zona,Ángel Sanchís, quien tras fichar como tesorero por Alianza Popular, le devolvió el favor contratando a su hijo, allá por los años 80. En un principio, se dedicó a labores administrativas, pero fue escalando posiciones, siempre en el departamento de finanzas, hasta que en el 2008 Mariano Rajoy le nombró tesorero. Pero el puesto le duró poco. Al año siguiente estalló la ‘Gürtel’ y se filtraron conversaciones como una en la que Francisco Correa decía que había llevado a su casa “1.000 millones de pesetas por adjudicaciones de la época de [Francisco Álvarez] Cascos”. Tras estos indicios, María Dolores de Cospedal, la número dos del partido, entre otros, inició una inexorable presión para que Rajoy le apartara. Pero el presidente, a  su estilo, aguantó la coacción interna y externa durante casi un año.

LOS SMS DE RAJOY


Les unían fuertes lazos, como después demostraron los famososSMS en los que el jefe de los populares conminaba a Bárcenas a “ser fuerte”, pese a que, cuando los envió, a principios del 2013, ya se conocía que el tesorero educado, refinado y aficionado al alpinismoposeía en Suiza 22 millones de euros. Y es solo la mitad de supatrimonio conocido. La suma evadida ascendió a más de 48 millones en  el 2007 y sus bienes inmobiliarios en España, ahora embargados, a 3,3 millones.

La primera información fiscal remitida por el país helvético coincidió en el tiempo con la publicación de los llamados ‘papeles de Bárcenas’. Al principio, el extesorero negó su autoría. Según su versión, por “lealtad al PP” y también por las presiones recibidas de su antiguo partido. Pero en el verano del 2013, tras ingresar en lacárcel -donde pasó 19 meses- tiró de la manta y detalló pormenorizadamente cómo, durante 20 años, las arcas conservadoras se nutrieron de donaciones ilegales de empresarios que, a cambio, recibían adjudicaciones de las administraciones. Bárcenas lo anotaba todo, a mano, en un libro de caja, que refleja también los pagos desobresueldos a la cúpula del PP. El también exsenador entregó al juez los originales que tenía, así como los recibís como el firmado por el gerente del PP de Castilla La-Mancha, en la campaña en la que Cospedal aspiraba a presidenta regional, por una supuestamordida.

LA BATALLA JUDICIAL


La secretaria general, quien fue víctima de mofas y descalificaciones por calificar de “despido en diferido” que Bárcenas continuara cobrando del PP tras dejar su cargo de tesorero, se diferenció de la estrategia judicial seguida por el PP e interpuso varias demandas contra él. De forma colateral, el partido conservador se vio inmerso en una pelea judicial con su exempleado por su despido y por destruir sus ordenadores, donde se supone que guardaba más material probatorio de la financiación ilegal. Si bien, por sorpresa hasta para su abogado, el pasado septiembre, Bárcenas, quien mantiene su inocencia y que el dinero amasado proviene de su buen hacer en los negocios, retiró la acusación contra su antigua casa. Aún no ha aducido razones convincentes.