+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

El PSOE cierra la puerta a la reforma electoral de Podemos y Cs

Los socialistas creen que la proporcionalidad del sistema no es un asunto "prioritario"

 

Los equipos del PSOE y Ciudadanos, este miércoles en el Congreso de los Diputados. - / PERIODICO (SANTI DONAIRE / EFE)

EL PERIÓDICO
14/02/2018

Los últimos esfuerzos de Ciudadanos y Podemos por cambiar la ley electoral para que sea más proporcional han generado expectativas, han llenado titulares, pero en principio quedarán en nada. Al ya conocido rechazo del PP, siempre reacio a modificar un sistema que le beneficia, se sumó este miércoles el del PSOE, que se reunió con el partido naranja durante algo más de una hora en el Congreso. La cita, coincidieron ambas partes, sirvió para poco. Pese a llevarla en el programa con el que se presentaron a los comicios del 2016, los socialistas no consideran “prioritaria” la reforma electoral (y menos aún el reparto de escaños), así que derivaron todos los trabajos en esta materia a una subcomisión parlamentaria que hasta el momento no se ha caracterizado por su ágil funcionamiento. Cualquier posibilidad de cambiar la normativa antes de las próximas generales parece muy lejana.

Según la portavoz del PSOE, Margarita Robles, el problema, en parte, se debe a distintas formas de entender la política. Ciudadanos, y por extensión Podemos, buscan solo una imagen. Los socialistas, según esta tesis, van más allá. “A nosotros nos gusta mucho más el trabajo en subcomisión que las reuniones como estas, de brocha gorda, que buscan un titular y una foto. Nosotros somos de papeles, seriedad y rigor jurídico”, dijo Robles.

“No hemos escuchado ninguna propuesta sobre ley electoral por parte de los socialistas”, había señalado poco antes el secretario general de Ciudadanos, José Manuel Villegas.

Objetivos compartidos
Ante los escasos frutos de la subcomisión electoral, que solo se ha reunido en siete ocasiones desde que echó a andar hace nueve meses, Pablo Iglesias y Albert Rivera se sincronizaron a finales de enero para impulsar por otras vías la reforma del sistema. Tanto Podemos como Ciudadanos comparten la necesidad de cambiarlo, sobre todo para que gane en proporcionalidad, ya que ellos salen perdiendo con la actual normativa en beneficio tanto del PP como de los nacionalistas. Durante la reunión que celebraron la semana pasada, ambos partidos se esforzaron en subrayar lo que les unía, orillando por el camino sus diferencias en políticas territoriales, económicas y sociales.

Para el PSOE, en cambio, esa separación no es posible. “Es sorprendente que Ciudadanos, que bloquea con el PP todas las iniciativas de carácter social, esté ahora más preocupado por aumentar el número de escaños que por las necesidades de los españoles. Para nosotros, todo está subordinado a la agenda social”, dijo Robles. Es decir, los socialistas tienen como “prioridad” las pensiones y la brecha salarial, entre otras cuestiones, no el sistema electoral. “Tenemos autoridad moral para decirlo porque con los cambios propuestos apenas variaría nuestro número de escaños”, concluyó la portavoz del PSOE.  

Según la iniciativa lanzada por Podemos, que ha sido aquí más concreto que Ciudadanos, las elecciones ya no se regirían por el sistema d’Hondt sino por el Sainte-Laguë, más proporcional y empleado en Alemania, Suecia y Dinamarca. Con los datos de las generales del 2016, el PP tendría 15 diputados menos y el PSOE perdería uno, mientras el PDECat y el PNV perderían otro cada uno. Ciudadanos ganaría 12 escaños y Podemos seis.