Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

RESOLUCION POLITICA

Las víctimas del franquismo reclaman un gesto a Aznar

RAIMUNDO CASTRO MADRIDRAIMUNDO CASTRO MADRID
22/11/2002

 

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), que impulsa las exhumaciones de los restos de las víctimas republicanas de la guerra civil, exigirá hoy al presidente del Gobierno, José María Aznar, que haga una declaración política de condena del franquismo y de ayuda para los exiliados y familiares de los represaliados.

En concreto, reclamarán que Aznar ratifique el acuerdo alcanzado el miércoles en el Congreso por todas las fuerzas políticas, incluida el PP, en el que se instó a todas las instituciones a dar ayudas a los familiares para que recuperen los restos de los fusilados.

Emilio Silva, el fundador de la asociación, mostró ayer su preocupación ante la posibilidad de que la resolución parlamentaria, que consideran positiva, "acabe quedando en agua de borrajas". La asociación presentará hoy en Madrid un decálogo de propuestas concretas que, a su entender, deberían tomar las autoridades para ajustarse al acuerdo que el Congreso alcanzó el pasado miércoles.

UNANIMIDAD POLITICA

Por otra parte, todos los grupos parlamentarios, incluido el PP, acordaron ayer reformar la ley de solidaridad con las víctimas del terrorismo para que no se vuelva a repetir un caso como el de Melitón Manzanas, el comisario de policía franquista asesinado por ETA en 1968, condecorado por el Gobierno en enero del 2001.