Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

El barómetro empresarial extremeño

ANGEL LUIS LópezANGEL LUIS López
07/02/2010

 

La La vicepresidenta segunda, María Dolores Aguilar , ha presentado días atrás el Barómetro Empresarial Extremeño, un sistema de medición con el que es posible conocer las percepciones y expectativas de los empresarios extremeños.

Presentado así resulta fiable, con un cúmulo de estadísticas sobre las cifras de negocios, precios de venta, inversión o exportación entre otros aspectos. Pero ciertamente es un elemento orientativo aunque bastante necesario. Vital y necesario, no por los descalabros financieros actuales, sino por el establecimiento de una política económica acorde con los cambios que necesitan los balances de nuestra región.

Las primeras conclusiones van directas al mentón de Extremadura. Es decir, no vendemos una bellota fuera de la región. El porcentaje de perspectivas para el próximo trimestre asusta: el 82,2% de las empresas no vende en otros lugares de España. Sólo aumentará un 1,7% las transacciones que se van a llevar a cabo pasando nuestras fronteras. Hay otro dato que parece obvio: las casi inexistentes empresas que tienen más de 200 trabajadores ven con mejores ojos la salida de la crisis. Y es que recordemos que el 96% de las empresas de la comunidad extremeña son pymes y micropymes. También de entre los sencillos paneles de resultados del estudio destacan los factores de preocupación principal de los empresarios, que aparte de la señora crisis, están siendo el aumento de la morosidad y la falta de financiación.

Sin noquearnos del todo, aguantamos en el ring de la economía con un Indicador de Confianza Empresarial superior al de la media nacional. Pequeñas esperanzas que provoca que nos recuperemos en el rincón del cuadrilátero. Ahora, con el ojo morado y la nariz del revés, miramos entre el público y recabamos un dato a modo de flash. Un dato que pasa desapercibido y que no tiene nada que ver con los resultados finales. Cerca de 10.000 empresas que han sido llamadas no quisieron responder. Esto sólo demuestra miedo a las expectativas de futuro y pánico a los telefonistas de encuestas. Las estadísticas de este trimestre son percepciones al voleo de 777 empresas de las 67.181 que existen en la región. De momento y hasta dentro de tres meses, la presión del barómetro nos da jaqueca y mal de altura.