Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

LA REESTRUCTURACION DEL CACERES 2016.

El complicado viraje de un barco que se mueve

Una vez confirmado en su puesto el entrenador, el Cáceres 2016 tendrá que evaluar ahora qué puestos necesita reforzar.

JAVIER ORTIZJAVIER ORTIZ
28/11/2007

 

"Se ha decidido también que se refozará el equipo en los puestos que se consideren necesarios". Es lo que decía literalmente la nota del Cáceres 2016 del pasado lunes noche, cuando se confirmaba a Fede Pozuelo como responsable del banquillo y se anunciaban llegada de nuevos jugadores. La pregunta es clara ahora: ¿en qué posiciones se precisa más ayuda? La respuesta resulta dolorosa para el equipo, según se desprende de algunos datos y sensaciones experimentadas: posiblemente en todos.

Bases: El Pollito y

Busciglio no dirigen

Probablemente sea el puesto donde más quebraderos de cabeza tiene Pozuelo, que apostó por la imaginación caribeña de Kelvin Peña y la solidez defensiva de Ricardo Busciglio. Sin embargo, ninguno de los dos ha conseguido hacerse con la batuta del Cáceres 2016 con solidez. El dominicano ha pensado más en sus propios tiros que en distribuir de buenos balones a sus compañeros, acreditando, además, mediocres porcentajes. Su alternativa, Busciglio, ha sido incluso titular en alguna ocasión, y el equipo mejora considerablemente en defensa con él en pista, pero en ataque carece de ideas en muchas ocasiones y es obvio que le falta confianza.

Aleros: Añorando a

Manu Valdivieso

En teoría, el único refuerzo que debería haber hecho el club desde el inicio sería haber suplido a Manu Valdivieso, cuya misteriosa lesión le ha impedido debutar en liga, aunque últimamente las informaciones son más optimistas respecto a su salud. Sin embargo, al principio José María Panadero mostraba un enorme acierto en los triples, Luis Gruber se mostraba como uno de los treses más determinantes de la LEB Plata y Félix Ortiz y Alberto Aspe ofrecían frescura defensiva.

Casi nada sigue como estaba, sobre todo porque Panadero apenas lanza y cuando lo hace no acierta. Gruber ha tenido que actuar muchas veces por dentro (es el máximo anotador y reboteador del equipo) y la progresión de Ortiz se vio frenada por una lesión.

Tampoco Aspe (1/14 en triples) ha sido solución al bloqueo ofensivo que a menudo atraviesa el equipo, al que le falta un hombre para darle el balón y que resuelva cuando los partidos se ponen calientes.

Pívots: Lesiones, faltas, bajas formas...

El movimiento menos traumático en la plantilla sería no renovar el contrato temporal de Stanislav Zuzak dentro de unos días y fichar a un jugador más solvente en su lugar, que podría ser referente ofensivo que se echa de menos. David Patten no está cumpliendo con ese papel: se sabía que era un americano más bien complementario y además se ha visto torturado por un fuerte esguince de tobillo y los problemas familiares que le obligaron a marcharse a EEUU casi dos semanas. Además, Sidao Santana no saca partido de sus 2,15 en muchas ocasiones debido a su facilidad para acumular faltas y Juan Sanguino, tras un inicio brillante, se ha perdido en el tono gris y sus tiros de media distancia ya no son solución.