+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Palral en estremeñu

Delas cosas corrientis

 

ISMAEL Carmona García
27/09/2015

Platón, gastandu de Sócrati, mos truxu aquella frasi de "pánta khoreî kaì oudèn ménei", que cientus de muchachus nunca comprenderán por no sabel griegu ni importá-li tapocu. I resultará tristi que Eraclitu, que tantu mentavan los antiguus, no lo conoçan porque no juegava a fubu (Monty Python, sé que lo hizistis bien, peru ni con essas) ni tapocu salía empeloti ena teli. Sin embargu, comprendía el mundu mejol que muchus científicus d'ogañu i, enque namás tenemus dél retalis esfarrapaus encustraus en escritus aburriblis, ai más verdá en ellus que en qualquiera libru de testu d'estitutu.

Dizin que consagró el su libru ala diosa, dandu que no lo divan a entendel los ombris. Essu hazemus agora cona joventú quandu, desaculandu-mus d'ellus, reselvamus las verdás no huera a sel que no las entiendan. I assín, distraíus i entumíus, hazemus que s'encorchin ena apatía, el desganu i la galvana. Qué poía passal si, de ves d'esperal d'ellus lo mejol, hazemus que den lo mejol d'ellus? Cá! Cómu se mos puei ocurril essu quandu hazemus más fé eno que mandan dizil otrus? Ara, dispués que matemus en ellus las ganas de ahilal, de bregal i el geniu maginosu escapás de mual las cosas, no vengais llorandu: total, si el mundu á estau enfuncionandu assín siempri, pa qué siquiera molestal-si? Alogu palramus dela "Cenicienta Extremadura" i la mangria alaga el pechu. Alo primeru es mangria, denseguía, coragi, peru comu no sabemus qué hazel con nenguna d'ellas, mos embaímus i buscamus entretengas en el mobi o enos pogramas dela teli.

Alo mejol sabel qué dixu Eraclitu no tien importanti pa cogel cerezas, trabajal en una cinta o en un despachu, peru ayuará a comprendel que ata las penas se desparecin con el correl delos tiempus, que'l aginaeru s'insuelvi i que las cosas, por mu embilortás i esvarizosas que estén, no es que puean mual anguna ves, es que por huerça muarán. Avoluntai-vus!