+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

SIN NOTICIAS DE LA DECLARACIÓN DE IMPACTO AMBIENTAL DE LA MINA

La DIA de la mina extremeña Aguablanca sigue a la espera desde que se solicitó hace año y medio

Los sindicatos dicen que debía haberse resuelto en seis meses

 

Un trabajador en la mina de Aguablanca durante el 2015. - EL PERIÓDICO

EFE
13/01/2017

A punto de cumplirse un año y medio desde que la entonces empresa propietaria de los derechos explotación de la mima de Aguablanca –Lundin Mining– solicitara la declaración de Impacto Ambiental (DIA) para ampliar la actividad al subsuelo de la misma, nada se sabe. El último plazo marcado por la Dirección General de Minas para emitir la DIA tenía fecha de finales del año pasado, pero nada.

Este silencio desespera a la zona sur de Extremadura, al norte de Huelva y Sevilla, y muy especialmente a los pueblos de Monesterio, el Real de la Jara y Santa Olalla de Cala, localidades de las que procedían muchos de los trabajadores antes del cierre de la mina. Tampoco se cumplió cuando en abril de 2016 el entonces secretario de Estado de Medio Ambiente, Pablo Saavedra, le dijo a la diputada de Podemos Amparo Botejara que la DIA estaría en un plazo de «alrededor de un mes». De nada sirvió que la Comisión de Industria del Congreso de los Diputados aprobara por unanimidad, en marzo del año pasado, instar al Gobierno a presentar, a ser posible, antes del 30 de abril, la resolución de la DIA. Tampoco se produjo. Río Narcea, filial de la multinacional canadiense Lundin Mining, que explotaba el yacimiento, decidió abandonar y cerrar la mina alegando razones económicas, a pesar de que había anunciado que continuaría la extracción de mineral existente en las galerías subterráneas, una vez agotados los recursos en superficie. Para llevar a cabo este proyecto, en el que se estimaba una producción de casi 3,2 millones de toneladas de níquel y una vida útil de unos tres años, la empresa presentó en junio de 2015 la solicitud de DIA ante el Ministerio de Agricultura.

«En teoría, en el peor de los supuestos, tendría que haber sido resuelta en un plazo máximo de seis meses», esto es, en diciembre de 2015, recuerdan los sindicatos. Ante la falta de noticias de la DIA, Río Narcea comunicó, hace ahora un año, la puesta en marcha de un ERE, cuya ejecución supondría a la postre la pérdida de empleo para cerca de 400 trabajadores, entre directos e indirectos. De hecho, desde mediados de 2015 ya no había extracción. Aguablanca cerró el 30 de junio. Desde antes del cierre, representantes de la Junta y de los trabajadores se han reunido en varias ocasiones con representantes del Ministerio de Industria para exigir la DIA, sin resultado. El pasado verano el Gobierno central pidiió nueva documentación, mientras la Junta buscaba una nueva empresa que quisiera explotar el subsuelo y la encontró. Valoriza Minería, filial de Sacyr adquirió en noviembre los derechos de la mina, pero sigue esperando la DIA, la misma que esperan los trabajadores, los municipios cercanos, los sindicatos, la Junta y, en general, la sociedad extremeña.

Temas relacionados