Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

NUEVO HALLAZGO EN LOS HUMEDALES EXTREMEÑOS.

La garceta grande ya no ahueca el ala

Los ornitólogos descubren en Arrocampo las primeras crías de esta especie en la región Hasta ahora estas aves migratorias nunca se quedaban en Extremadura para reproducirse.

A. F. L.A. F. L.
06/09/2010

 

Su figura de señora espigada, blanca y elegante había despertado el interés de los aficionados. Tras décadas sin aparecer por Extremadura, en los últimos años la garceta grande había vuelto a surcar los cielos de la región, aunque solo de manera estacional. Lo hacía en invierno y, o bien estaba de paso, en su camino hacia los ricos humedales de Doñana, o bien se quedaba una temporada en las charcas y embalses de la región hasta que llegase el momento de regresar a centroeuropa, ya entrada la primavera. Es decir, como otras aves migratorias y muchos turistas del viejo continente, la garceta también usaba España como destino de sol --buenas temperaturas-- y playa --abundancia de aguas tranquilas--. Sin embargo, pese a que cada vez su presencia era mayor, no utilizaba la región como lugar de cría. Hasta ahora.

Uno de los grupos que la organización ornitológica SEO Birdlife tiene en Extremadura ha constatado que, por primera vez en décadas, una pareja de garzas grandes se ha quedado esta primavera y este verano en un embalse de la región para reproducirse. Se trata de un hito del que no se tenía constancia desde que esta especie, en otros tiempos abundante en la península Ibérica, desapareció de los cielos españoles a finales del siglo XIX. "Ahora están en expansión, están regresando y esto lo constata. Han ido ocupando distintos territorios desde 1997, cuando se detectaron los primeros nidos en el delta del Ebro, y se están extendiendo por el suroeste ibérico", explica Javier Prieta, miembro de SEO Birdlife y responsable de este hallazgo.

Lo que él ha comprobado, tras muchas semanas de paciente observación, es que en mayo, en el embalse de Arrocampo, había una pareja de garcetas construyendo un nido. Era algo inusual. La zona estaba en un enclave de difícil acceso, con mucha vegetación, pero se veía a los animales transportando continuamente ramas y otros materiales hasta el lugar. La presencia de estos dos ejemplares en la zona fue constante durante los meses de junio y julio, y a principios de agosto comenzaron a acudir al punto de nidificación con pequeños peces en sus picos. "No había dudas, estaban cebando a sus crías", comenta este apasionado de la ornitología. Sus tesis se han confirmado en los últimos días, tras divisar el vuelo de uno de los ejemplares jóvenes.

Quinto hallazgo en 10 años

"No es una especie valiosa porque esté muy amenazada o en peligro. No lo está. Es importante porque se trata de una nueva ave que se asienta en Extremadura. Y además es síntoma de la buena calidad de nuestros ecosistemas fluviales, de que estamos realizando un buen trabajo para conservarlos", explica Marcelino Cardalliaguet, coordinador regional de SEO Birdlife. "Es una gran noticia, es la quinta especie que hemos detectado que ha comenzado a reproducirse aquí desde que llegué a Extremadura hace 10 años", rubrica Prieta, que cita como antecedentes los casos de la garcilla cangrejera, el calamón, la buscarla unicolor y el bigotudo.

Otro hito es que, con la garceta grande, ya son ocho las especies de garza que nidifican en las aguas de Arrocampo, una circunstancia que no se da en ningún otro punto de la región. Pero, ¿por qué en este embalse? "Porque tiene ciertas peculiaridades. Sus aguas se utilizan para refrigerar la Central Nuclear de Almaraz, lo que exige que siempre tenga el mismo nivel de agua y con una temperatura bastante estable. Eso permite que haya crecido una densa vegetación de humedales, desaparecida en los ríos por los constantes cambios de caudal", explica Prieta. "La tranquilidad del entorno es clave. Es una zona poco habitada y donde estas aves sufren pocas molestias", agrega Cardalliaguet, quien apunta que a partir de ahora "hay que estudiar en detalle qué ha cambiado en esa zona respecto a años anteriores en los que no nidificaban".