+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

ÚLTIMA DECISIÓN SOBRE LA INDUSTRIA DE GRANITO

El juzgado amplía al 22 de febrero el plazo para cerrar la compra de Grabasa

La empresa Fairmont es optimista y confía en lograr la financiación

 

Guadalupe Moral
05/01/2017

Casi dos meses más tiene la empresa canadiense Fairmont Resources para reunir más de dos millones de euros y comprar Granitos de Badajoz (Grabasa). El juzgado de lo Mercantil de Badajoz ha ampliado hasta el 22 de febrero el plazo para cerrar la adquisición de la industria de granitos de Burguillos del Cerro, cerrada hace cuatro años, a la única empresa que ha presentado una oferta firme de compra.

A principios del pasado diciembre, el juzgado apremió a la multinacional canadiense a cerrar la compra antes del 31 de diciembre, sin embargo antes de que llegara ese día, la juez aceptó un nuevo aplazamiento solicitado. No es la primera prórroga que se le concede. Fairmont Resources presentó en abril de 2016 la oferta de compra de la industria y en junio realizó el primer ingreso con la idea de reactivar la actividad. Para dar garantías a su proyecto realizó un primer pago de 150.000 euros. Tras ese ingreso contaba con tres meses para abonar el resto del dinero, pero ante los problemas para lograr la financiación suficiente el administrador concursal solicitó en septiembre ampliar dos meses (hasta diciembre) el plazo para la venta de todos los activos.

Ahora, la última fecha a la que emplaza el juzgado es el 22 febrero y Fairmont confía en lograr la financiación necesaria antes de la fecha. «Somos optimistas que la solución de la financiación está al alcance de la mano para completar la adquisición de Grabasa. Con las importaciones aumentando un 10,9% para el granito trabajado desde España al Reino Unido en el tercer trimestre de 2016 frente al tercer trimestre de 2015 cuando otros países han sufrido importantes descensos, excepto China, nosotros damos el visto bueno al producto español en el mercado de EEUU, y para Grabasa se trata de un nuevo gran mercado», asegura en una nota Michael Dehn, presidente y consejero delegado de Fairmont. Supone la compra de todos los activos, incluidas 23 canteras y unas instalaciones de 40.000 metros cuadrados.

La empresa pacense está en proceso de liquidación desde septiembre del 2012 tras presentar concurso de acreedores y poner fin a su actividad, lo que supuso el despido de más de medio centenar de trabajadores. Si finalmente Fairmont no formaliza la compra antes del 22 de febrero el futuro de Grabasa estará solo en manos de lo que determine la juez.