Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

El Periódico Extremadura | Viernes, 26 de mayo de 2017 - Edición impresa

Un libro sobre la mártir que no debe faltar


11/12/2004

 

El libro de Antonio Mateos Martín de Rodrigo titulado: Santa Eulalia de Mérida. La grandeza de lo pequeño , es una recopilación de datos, historia y documentación sobre la santa emeritense en el que se nota la mano de un investigador, de un hombre que ha sabido recoger, informar y escribir un libro que es todo un documento de principio a fin.

Hace un recorrido por todo el mundo eulaliense y se detiene en lo esencial, en lo profundo e íntimo, en lo auténtico. Su autor es todo un símbolo de lo que debe ser un estudioso, un investigador, de la persona que sólo desea aportar cultura a su ciudad. Es de Llerena, con antepasados en Calamonte y afincado en Mérida. De aquí es su mujer, y aquí nacieron sus hijas, y tenerlo en Mérida es un regalo para esta ciudad.

Es amigo de los que saben apreciar el trabajo de los demás, y de ahí su entronque con personas que hemos citado en muchas ocasiones en nuestros reportajes de los domingos en los Viejos Escenarios Emeritenses, tales como José Luis de la Barrera, José Caballero, José Antonio Balleneros, José María Alvarez, José Antonio Peñafiel, Agustín Velázquez, Antonio Bellido, y los hermanos Francisco y Juan Rejas, que han hecho posible, con la edición, este milagro.

Mérida tiene en su haber muchos y buenos investigadores, se están escribiendo libros para conocer mejor nuestra historia, hay personas que siempre están dispuestas a ayudar. Antonio Mateos siempre se ofrece para poder dar algún dato que pueda aportar algo importante a la investigación que se lleva. Tirar de él es una garantía.

Me he leído el libro con pasión, como se merece. Es un libro para bebérselo, como una buena copa de vino tinto en un vaso alto y de cristal fino. Así es este libro, una copa para empaparte de una niña que se ha hecho mayor con el regalo que nos ha dado. Los reyes se han anticipado.