desde el alféizar de mi cocina

Los códigos QR y la alimentación

ANTONIO 10/02/2013

THtace unos días ha saltado a la prensa que la cocinera catalana Mey Hofmann , con una estrella Michelin, ha combinado la tradición culinaria con las nuevas tecnologías, elaborando unas galletas de crema de cacahuete caramelizado y estampado en ellas un QR, de tal manera que cuando lo escaneamos con un móvil o una tablet se puede observar en un vídeo la elaboración de tales galletas. Esta es una manera, como poco curiosa, de maridar técnica y artesanía, a la vez que es una manera inteligente de marketing. En este mismo sentido, al otro lado del Atlántico, en Dallas, la famosa Escuela de Mujeres líderes lanzará el día 22 de febrero de 2013 unas galletas con un QR estampado donde se puede visionar el programa de la Escuela mediante la aplicación Girl Scouts Cookie Locator App.

Pero ¿qué son los códigos QR o Quick Response (código de respuesta rápida)? Son un sistema bidimensional de puntos creados por la empresa japonesa Denso Wave para un mejor inventario de las piezas en la fabricación de automóviles. Sin embargo, desde su creación hasta la actualidad se han aplicado en otras muchas facetas de la vida, concretamente desde hace poco tiempo para acá se ha introducido en el marketing alimentario, especialmente a partir del desarrollo de los nuevos móviles con tecnología Smartphone. En sí es una manera de atraer a los consumidores, a la vez de darle mayor información sobre el alimento.

XESTE HECHO,x que en un principio puede ser una mera curiosidad, sin embargo permite un mayor control de los alimentos, así como conocer de ellos no solo la información obligatoria sino otra accesoria, que nos suministre un conocimiento más preciso de lo que compramos.

Es conocido que existe una preocupación por la trazabilidad de los alimentos, saber de dónde vienen y qué procesos han intervenido durante su fabricación o elaboración. Pues bien, un código QR es un sistema ideal para tener tal conocimiento. Esto podría ser el caso de los jamones ibéricos, ya que es conocido que una parte importante de su calidad es el proceso al que se le ha sometido al cerdo y a la elaboración de sus productos, por ello es importante conocer cuando el cerdo nació, bajo qué condiciones, qué alimentación ha tenido, cuánto tiempo ha estado en montanera, el tiempo que ha tenido de curación y otros muchos caracteres, que con un simple pantallazo de nuestro móvil sobre el código QR del jamón podamos conocer. Pero no solo se puede aplicar a los productos ibéricos, sino que en la actualidad se está aplicando en productos lácteos como es el caso de la empresa 'Danone', o de Coca Cola o de KellogIs, así como en vinos: ejemplos los tenemos en las bodegas Viniterra, en los vinos de la DO Montsant o en los de Rias Baixas.

Pero no solo puede ser útil este código en productos alimenticios, sino también en la información sobre un determinado restaurante. Puede darnos información sobre su carta, su cocina, la dirección, el teléfono, la web, su situación etc. En resumen, la tecnología en la cocina y, en general, en la alimentación es un instrumento muy útil para el consumidor. En este caso particular es una buena manera de mejorar nuestra conducta alimentaria y degustar los alimentos con los cinco sentidos.

Envio de noticia

Rellene el siguiente formulario para enviar esta noticia a un amigo por e-mail:

;