Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

Menú Accede
Si ya eres usuario, accede...

Recordarme

¿No recuerdas tu contraseña?
Accede con redes sociales...
Si todavía no eres usuario, regístrate...

¡Regístrate ahora! para recibir los titulares del día en tu e-mail.

¡Regístrate ahora! para poder comentar noticias, participar en sorteos y concursos.

JUGADOR DEL CACERES 2016

Luis Felipe Gruber: "Esto es muy difícil, pero de cada derrota intentamos aprender algo"

JAVIER ORTIZJAVIER ORTIZ
19/12/2007

 

Luis Felipe Gruber es uno de los escasos jugadores del Cáceres 2016 que no está decepcionando por su rendimiento. Detrás de una fachada fría y un juego con destellos de calidad ACB se esconde un tipo tranquilo que intenta analizar lo que ocurre en un equipo que lleva nueve derrotas seguidas.

--¿Cómo se encuentra en Cáceres?

--En lo personal estoy muy a gusto. La ciudad está muy bien. La gente, pese a que estamos perdiendo, sigue apoyando. Contento con todo. Solo nos falta ganar.

--¿Cómo está asumiendo estar en un equipo con tantas derrotas consecutivas?

--Hace un par de años jugué en el Pamesa Castellón y descendimos, pero no sé si llegamos a perder nueve seguidos. Es muy difícil llevar esto, pero de cada derrota intentamos aprender algo y mejorar para el siguiente partido.

--¿Está más cómodo como pívot o como alero? Su polivalencia parece a veces más un problema que una virtud...

--Siempre he dicho que no me importa, tanto antes como ahora. A veces saco más ventaja de ´4´ y otras de ´3´. Al entrenador le he dicho que me ponga donde quiera.

--Se le suele decir que es el jugador de más calidad del equipo y que tiene talento para jugar en la ACB...

--Ese era mi objetivo cuando llegué de Brasil hace cuatro años y lo sigue siendo. Espero mi oportunidad para aprovecharla. Quizás necesito algo más de experiencia y tener minutos en pista, vivir situaciones de juego real. En mi país no jugaba mucho a este nivel.

--Sin embargo, también se le reprocha su frialdad...

--Me lo han dicho muchas veces en mi vida. En la pista quizás no demuestro mis sentimientos, pero si fallo, me enfado, de verdad.

--¿Se puede decir que es poco brasileño?

--Los brasileños del sur somos distintos, quizás. Hay muchos tópicos. Está claro que todos los españoles tampoco son iguales.

--¿Cómo pueden explicarse las dos acciones finales del partido de Ourense?

--Son cosas del juego. Lo mismo si hacemos lo contrario también perdemos. Muchos partidos se ganan así y muchos se pierden así. Esto pasa.

--¿Qué opina de los árbitros en ese partido? El club dice que no tiene su respeto...

--Igual también pasa algo de eso, pero a mí no me gusta dar ese tipo de excusa. Si llegamos al último minuto ganando de diez, no hubiese pasado nada. La diferencia en número de faltas fue importante, pero a lo mejor por parte nuestra tenemos que buscar sacarlas más.

--¿Qué solución intuye?

--Siempre hay minutos buenos y minutos malos. Lo que nos falta es poder controlarnos cuando llegan los malos. Decirnos: "estamos mal, vamos a trabajar bien el ataque". Será por la juventud nuestra o no sé.

--¿Se sienten presionados?

--Cada vez que perdemos en casa me duele mucho ver a 2.000 personas animando. Y la gente, pese a las derrotas, sigue ahí.

--¿Le sorprende el nivel de la categoría respecto a temporadas anteriores?

--Cada año se ve que es mejor. Hay jugadores nuevos y no te puedes fiar de ningún equipo. Puedes ganar al primero y perder con el último.

--¿Le gustaría que siguiese Manuel ´Piti´ Hurtado como entrenador?

--Eso es algo que no decidimos nosotros. Estamos aquí para trabajar con el que esté. Tenemos que creer en su trabajo, que es lo importante. Si se queda, bien; si no, lo mismo con el que venga.

--¿Cuál era el problema con Fede Pozuelo? Usted le conoce bien del año pasado en Lliria... --No lo sé, la verdad. Hay años que salen bien y otros no. No se puede decir mucho. Lo hemos intentado todo. Seguro que él no quería perder ningún partido. Como yo, como todos. Que lo sepa la gente.