+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

Protesta en el consulado de España en Lisboa por el cierre de la central de Almaraz

 

EFE
12/01/2017

Activistas antinucleares mantienen la concentración anunciada para hoy ante el consulado de España en Lisboa para pedir al Gobierno español el cierre de la Central Nuclear de Almaraz y que no se construya el almacén de residuos nucleares (ATI).

Al acto, convocado por el Movimiento Ibérico Antinuclear (MIA), acudirán Podemos Extremadura -liderado por su secretario general, Álvaro Jaén- y colectivos sociales como Marea Granate.

El MIA solicitará además a las autoridades portuguesas "que se posicionen a favor de una fecha de cierre definida de la central, que debería coincidir con su permiso de explotación", en 2020.

La protesta coincide con el día que el ministro luso de Medioambiente, João Matos Fernandes, se reunió en Madrid con la ministra española de Agricultura, Alimentación y Medioambiente, Isabel García Tejerina, y el ministro de Energía, Álvaro Nadal.

Portugal está preocupado por el futuro de Almaraz, que se sitúa a 100 kilómetros de la frontera hispanolusa, y considera que España no ha evaluado de forma correcta los impactos transfronterizos que tendrá la construcción del almacén de residuos nucleares.

A la salida de la reunión, Matos Fernandes dijo en declaraciones a periodistas que el encuentro se cerró sin acuerdo y por ello Portugal pedirá a la Comisión Europea que intervenga para que se haga una declaración de impacto ambiental transfronteriza.

"La directiva europea es muy clara, cuando hay un proyecto con impactos transfronterizos, el estudio de impacto ambiental del mismo debe incluir a los dos países implicados y esto no ha ocurrido con el ATI de Almaraz", señaló.

El pasado viernes, el Parlamento portugués aprobó por unanimidad un voto de condena sobre la posibilidad de que se construya el almacén de residuos, con un texto en el que se afirmaba que la central de Almaraz ya está "obsoleta".

La central de Almaraz fue construida en la década de 1970 y en 2010 el Ministerio de Industria y Comercio español le otorgó la autorización para que siguiera funcionando durante otros diez años.

Matos Fernandes señaló en una audiencia en el Parlamento a finales de diciembre que la construcción del almacén de residuos "parece indicar el prolongamiento de la vida de la central de Almaraz".