+
Accede a tu cuenta

 

O accede con tus datos de Usuario de El Periódico Extremadura:

Recordarme

Puedes recuperar tu contraseña o registrarte

 
 
   
 
 

¿Qué hago con los niños?

Casi 500 jóvenes extremeños acudirán a los doce campamentos que organiza la Junta H La región completa la oferta para las colonias de verano con idiomas, cine, memoria histórica y escuelas urbanas con precios oscilan desde los 100 hasta 1.100 euros

 

Verano 8 Niños juegan en una piscina durante un campamento urbano en la capital cacereña. - FRANCIS VILLEGAS

Gema Guerra Benito
18/06/2017

Las temperaturas más elevadas de lo habitual que vive junio precipitan el verano que llega ya en una semana. La estación predice unos termómetros desmedidos y da la bienvenida a un periodo esperado para los más pequeños: las vacaciones. Durante julio y agosto, los escolares disfrutan de su descanso y aprovechan el parón de las clases para dedicarlas al ocio. Si los padres son afortunados y gozan de los dos meses sin actividad, lo más frecuente es que viajen con sus progenitores a algún destino.

Esta realidad es poco frecuente y las posibilidades de conciliación se complican para los padres, por eso son más los que buscan alternativas para sus hijos. Al margen de la conciliación, también son más los progenitores los que ven en las colonias de verano una oportunidad para que sus hijos desarrollen capacidades o pongan a prueba habilidades que desconocen.

El contacto con la naturaleza y las actividades al aire libre copan la oferta de la mayoría de los campamentos de la región, pero cada año surgen opciones que despuntan. Astronomía, buceo, arqueología, patrimonio, cine, teatro, estudio de la memoria histórica o incluso circo. La lista de actividades es infinita. La Junta oferta alrededor de 500 plazas y 12 campamentos -Creaventura 1 y 2 y Cienciaventura 1 y 2 en Baños de Montemayor -el más demandado-, Jerteaventura 1 y 2, Jertesport y Jertenatura en Jerte; y Naturaya y Diverspeak 1 y 2 en Valencia de Alcántara-. Los espacios están gestionados por el Instituto de Juventud de Extremadura, recorren la región y trabajan la creatividad, deporte, ciencia, ecología, multiaventura y por supuesto, el ocio.

En su programa de verano, el instituto de la juventud incluye también casi 200 plazas para intercambios con otras regiones -La Rioja, el País Vasco, Melilla, Galicia, Cantabria y Castilla y León-. De hecho, entre las novedades que ofrece este año el instituto de la Juventud destaca un intercambio con el campamento de rock vasco y el nuevo campamento Jertenatura centrado en el modelo de economía verde. Las actividades de la Junta ya tienen cerrado el proceso de selección desde hace unas semanas -8 de junio-, pero la oferta que aún cuenta con plazas libres para las primeras quincenas de julio y agosto es ilimitada. Desde las opciones bilingües cada vez más atractivas hasta los que trabajan con animales.

Los precios de las colonias en Extremadura este año se mantienen como en los años anteriores y pueden oscilar en función de las actividades. En el caso de los campamentos públicos rondan los 150 euros -y 196 en el caso de los intercambios con otras comunidades- y los organizados por asociaciones y colectivos privados cuestan una media de 400 euros por diez días. El más caro roza los 1.200 euros. Por zonas, la aldea Juglar practica la etología equina durante una quincena de días con los alumnos en el Valle del Jerte por 490 euros. En la misma zona Natura 2000 propone su particular campamento ‘indio’ con dos semanas de actividades en una tienda sioux (400 euros). Cerca, en el valle del Ambroz, Camp Aventura ofrece una alternativa para jóvenes durante agosto (desde 375 euros a 550 euros) depende de la quincena. En la Vera, la Escuela de Formación de Educadores Papirola propone juegos acuáticos y actividades. El mismo centro organiza un campamento musical y una colonia en Castilblanco la primera semana de agosto (210 euros) Los jóvenes que tengan más de 14 años pueden asistir también a otra de las actividades que organiza en Hervás el colectivo, un campamento teatral en la segunda semana de agosto a cargo de David Holguín (510 euros).

En Llerena, el Valle de los Molinos, la empresa dedicada a actividades de aventuras programa aventura, escalada y granja escuela durante quince días de julio por 350 euros. La mayoría de las estancias incluyen clases de inglés o incluso suponen una inmersión lingüística total como el Cíjara Summer camp (400 euros la semana o 800 la quincena) o el Ríomalo Summercamp (1.195 euros) en Las Hurdes.

Más autónomos y válidos

A la hora de elegir un campamento, el director del Instituto de la Juventud de Extremadura, Felipe González, recomienda que atiendan a los gustos «de los más pequeños». En cualquier caso, destaca las virtudes de participar en estas actividades que fomentan experiencias en otros entornos y válido para su desarrollo personal futuro. «Sirve como enriquecimiento porque conocen a gente con realidades diferentes, es un respiro para el joven y para la familia en temas de conciliación y ayuda a trabajar una serie de valores». González destaca también la capacidad de estas estancias como promotoras de «autonomía» entre los más pequeños. «Los hace mas abiertos y menos vulnerable a los peligros de la vida», destacan desde el campamento del Valle de los Molinos al tiempo que reseñan que «fomentan la independencia del niño».

La mayoría de las actividades están destinadas a menores de 18 años, pero la Junta organiza como cada año sus campos de trabajo veraniegos para mayores de edad -hasta 30 años-. Este año, incorpora como novedad la localidad de Olivenza. Será sede del campo sobre memoria histórica que el año pasado acogió Villanueva de la Serena, destaca González. Por otro lado, Baños de Montemayor acogerá a jóvenes aficionados al cine durante dos semanas en la actividad ‘Días de cine’, Fuentes de León hará lo propio pero con interesados en patrimonio y arqueología, Valencia de Alcántara albergará el espacio ‘Brújula del sur’ con actividades sobre cooperación al desarrollo, Mérida se encargará del campo de trabajo sobre el festival de teatro clásico y Trujillo acogerá un espacio para personas con diversidad funcional.