LAURA SANCHEZ caceresextremadura.elperiodico.com 29/07/2007

"Aquel día, cuando las hojas mueren en los árboles y la madre tierra se torna cruel y estéril, le vi...", es un fragmento de Guido el negro , último libro publicado por el dibujante y guionista cacereño Pedro Camello. Ayer, el rey de las viñetas visitó la librería Todolibros de Cáceres para dedicar sus obras al público. Guido el negro recopila varias aventuras de un inadaptado de la edad media que vive solo en el bosque. En sus andanzas, refleja su crueldad y egoísmo, y muestra el estilo de vida que lleva para sobrevivir y obtener todo cuanto desea.

El artista cacereño comenzó publicando sus obras en EEUU, ejerciendo únicamente de dibujante y manejando una temática "más intelectual, con mayores pretensiones, no solo como un pasatiempo", afirma Camello. Su primera obra fue muy bien recibida en América, tanto es así que fue nominado al prestigioso galardón Eisner en el 2003, junto a Damon Hurd, por su primera obra My uncle Jeff .

El mundo del cómic, declara Camello, "es un medio de comunicación que está al mismo nivel, incluso en algunos casos superior, al cine o la literatura. Además es muy bueno para transmitir cultura y difundir ideas, además de entretener".

Camello confiesa que el cómic no vive su mejor momento en España, ya que "se orientó a una gran masa de niños que lo leían y que crecían con este hábito. Hoy en día los niños casi no leen cómics, se dedican a otro tipo de cosas audiovisuales", apunta el creador. Además, añade que estas obras "se han reducido a un grupo de coleccionistas, más cerrada, y no ha un comprador habitual".

En cuanto al mercado español y el extranjero, las diferencias señalan únicamente al concepto de escala, ya que hay un mayor número de población, pero comparten el mismo problema, afirma Camello, pues "el cómic se reduce a los superhéroes y también existe un público muy cerrado. Aunque es cierto que en EEUU tienen otras salidas como el independiente o el manga, que tiene mucho éxito".

El ámbito editorial es una de las trabas que se encuentra cualquier dibujante español. Esto se debe a que "las editoriales funcionan fundamentalmente con licencias extranjeras, de manera que publican cómics que ya se han amortizado y solo tienen que traducirlo y sacarlo. Un método mucho más rentable y es prácticamente lo que funciona", garantiza Camello. Comenta igualmente que tanto en EEUU como en Francia existen muchos autores españoles bastante buenos y muy bien considerados, y las editoriales compran lo que han hecho allí y lo publican aquí.

El dibujante afirma que "el mundo del cómic es muy desconocido en España porque la gente sigue pensando que es para niños, hasta el punto de que la gente te mira mal si te ven con un cómic".

Envio de noticia

Rellene el siguiente formulario para enviar esta noticia a un amigo por e-mail: